Blog

Para los ricos cada peso cuenta

El dinero como valor percibido

Si profundizamos en la forma en como se crea el dinero podemos fácilmente descubrir que el valor del dinero es percepción, en un mundo sin simbolismos el dinero no tendría un valor como lo tienen los alimentos, las casas o cualquier cosa que nos de beneficio real y tangible

El dinero es un facilitador para intercambiar cosas y servicios que sí tienen valor real. Es un símbolo para lo sociedad que representa el trabajo y esfuerzo para generar valor. Cada peso que ganamos, si lo representamos en tiempo refleja los minutos o segundos que tardamos en ganarlo.

El dinero es percibido diferente por las personas

Una de las grandes cualidades de la humanidad es su capacidad para crear símbolos con diferente significado para cada persona. Eso nos permite lograr complejos procesos de pensamiento, pero en ocasiones funciona en nuestra contra: añadimos tanta subjetividad a los conceptos que a menudo terminamos por alejarnos de la realidad.

El dinero es un concepto que se caracteriza porque le damos muchos valores añadidos, de acuerdo con nuestra cultura, experiencia personal y el tiempo que vivimos. Pero muy significativamente también en relación con la clase social para la que pertenecemos.

Irónicamente para las personas que tienen menos dinero, le dan menos valor. Quizás incluso es una causa de que no tengan. En un entorno social de pobreza, es común escuchar que las personas que piensan en dinero son tacañas, ávaras, ambiciosas o materialista. Mientras que entre las personas de una clase social alta hablar de dinero y de la capacidad para ganarlo, invertirlo y conservarlo

Trabajador pobre empresario rico

Tengo un recuerdo de la infancia que no olvidaré. Fui con mi padre a una fábrica de inyección de plástico. Era sábado y en ese entonces les pagaban en efectivo a los trabajadores. Un trabajador, al abrir su sobre de pago, se le cayeron unas monedas al suelo. Dos o tres monedas se dispersaron por el piso, el dueño de las monedas hizo una mueca y empezó a marcharse. Mi papá le pregunto:

-¿No va usted a recoger las monedas?

El trabajador se encogió de hombros y siguió su camino mientras decía:

-¡Ah, no es ni un peso!

A mis seis años eso me pareció una fortuna así que miré a mi padre quien con una sonrisa aprobó que las recogiera, así que me solté de sus manos y corrí en su búsqueda. Minutos después recorríamos la fábrica -ya cerrada- con el dueño de la empresa. En los pasillos esta persona hacía una cosa curiosa, mientras platicaba iba recogiendo unas pequeñísimas piezas de plástico. Cómo tanto mi padre y yo lo mirábamos con extrañeza, él explicó:

"Son pellets de plástico, es la materia prima que usamos para fabricar piezas más grandes. En realidad no valen mucho, pero me molesta como los trabajadores tiran este material como si no costara dinero; al final yo compro todos los pellets, cada pieza suma para dar un total de peso que es lo que pago. Lo hago principalmente para mostrar a mis trabajadores el valor del dinero, pero ya es un hábito para mí, ahora lo estoy haciendo aunque ellos no estén".

No es necesario abundar sobre el hecho de que el dueño de la empresa era la persona rica en esta historia.

Mentalidad de riqueza

Por lo general las personas que valoran el dinero son las que se hacen ricas. No les gusta nunca pagar de más. Revisan con detalle las cuentas que tienen que pagar, están al pendiente con sus fechas de vencimiento de sus créditos para no pagar de más en comisiones o intereses y siempre buscan obtener lo mejor tanto en precio como en calidad.

Son también inmunes a lo que piense la gente respeto a sus actos. Pueden parecer a ojos de otros como tacaños, exagerados o hasta ridículos, pero a ellos no les importa, pues saben que lo que piensen otros no modifica el valor de lo que están obteniendo.

Mientras ellos acumulan riqueza, el resto de nosotros nos la pasamos por la vida demostrando que el dinero pequeño no nos importa, que tenemos mucho y que si hay que pagar intereses o comisiones no nos afecta, simplemente justificamos el olvido pensando que son unos cuantos pesos.

Por supuesto que esto no quiere decir que el cuidar los centavos hace ricos a las personas. En realidad no es así. Sólo que es una cuestión de actitud. Tener una mente que reconozca el valor de las cosas desarrolla una aptitud para obtener oportunidades de riqueza en donde otros ven cosas sin importancia.

La fuga de la riqueza gota a gota

Otro aspecto importante de la visión de riqueza está en la capacidad de ahorro. En diversas ocasiones hemos dicho que no importa cuando ganas, sino cuanto se queda en tu bolsillo.

Hay personas que cuestionan a quienes cuidan a detalle su riqueza, desde los pesos y centavos. Su principal cuestionamiento es que es una pérdida de tiempo.

En los años noventa, cuando el ascenso de la riqueza de Bill Gates era imparable, los de la industria decían que si a este personaje se le caía un billete de 10 dólares debía ignorarlo porque su tiempo era tan valioso que la distracción de recoger el billete le haría perder mucho más, pues ganaba ciento o quizás miles de dólares por segundo.

Esto es una exageración, aunque es cierto que el modelo de negocio de Microsoft, la empresa que fundó Bill Gates es pasivo, es decir gana dinero las 24 horas del día, todos los días del año, estén abiertas sus oficinas al público sus oficinas o no, nadie puede estar concentrado en su negocio esas mismas 24 horas.

Es probable que trabaje unas horas y que tenga gente especializada en administrar su fortuna, cuya obligación es recordar que cada dólar cuenta si se quiere administrar bien la riqueza.

De hecho, los sistemas de contabilidad deben de equilibrar gastos e ingresos para tener una visión real de los negocios y esto puede extenderse fácilmente a las personas

Cada gota cuenta, porque la riqueza, al igual que el agua necesita acumularse y esto es más fácil si el estanque no tiene fugas.

Romper la barrera del que dirán

No te dejes influenciar por lo que la gente pueda pensar de ti, al llevar un control estricto de tus gastos, ahorrar en lo que compras y concéntrate en buscar formas de llevarte unos pesos más a tu cartera, recuerda que justamente todo se trata de percepción y si hay algo que debería no costarnos trabajo, pues nadie nos lo impide es darle otro valor a nuestro sistema de símbolos, uno que convenga a nuestras finanzas.

Otros artículos que te recomendamos leer:

La mentalidad de pobreza que paraliza

Mentalidad de riqueza

Consejos de finanzas para mejorar tu economía

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.