Blog

No es un mito científicos comprueban que el optimismo sí atrae dinero

Pero no es algo mágico o misterioso. La investigación, que está publicada por Biblioteca Nacional de Medicina de los Institutos Nacionales de Salud de EUA, determinó que las emociones positivas son una poderosa fuente de crecimiento y cambio, de predicción de fallos y de habilidades para vivir bien.

La resistencia a las adversidades, conocida como resiliencia, genera emociones positivas, lo que sugiere que se crea una espiral ascendente en la que la resistencia y las emociones positivas se mantienen y se construyen una sobre la otra, de este modo que están asociadas con el aumento de la satisfacción de la vida.

Sin embargo si el esfuerzo hecho no fuera suficiente para alcanzar los resultados esperados, las emociones positivas, como la alegría y el interés, inician un proceso de exploración, aprendizaje, conexión y construcción de nuevos recursos, los cuales en un plazo mediano podrán mejorar la vida de la persona optimista, ya que ofrece nuevas oportunidades para el disfrute y el fomento de los recursos.

La teoría de conocida como Broaden-and-Build of Positive Emotions de Fredrickson y Cohn, propone que las emociones positivas desarrollan adaptaciones que sirven para construir recursos duraderos. Mientras que las emociones negativas, estrechan la atención, el conocimiento y fisiología para hacer frente a una amenaza o un problema inmediato.

Es decir. el pesimismo es útil para amenazas inmediatas, mientras que el optimismo logra resultados duraderos en un plazo mayor. Una enseñanza que vale la pena tomar en cuenta para nuestras decisiones financieras.

Imagen de Jhonhain

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.