Blog

Mentalidad de riqueza

El interés económico de los "expertos"

Existe la idea generalizada, pero falsa, que se necesita ser poseedor de una gran inteligencia y preparación académica para manejar adecuadamente las finanzas personales. Esta idea la promueven algunas instituciones financieras que quieren influir en las inversiones de sus clientes dando la idea de que saben más que los demás y tienen el secreto para mejorar el patrimonio de sus clientes usando términos complejos que hacen parecer que el mundo financiero es más complejo de lo que realmente es.

Por supuesto que invertir en la bolsa de valores se requiere de conocimiento y experiencia, pero no es necesario participar en un mercado tan especulativo y manipulado para manejar tus finanzas personales. En realidad las instituciones financieras promueven la idea de que es necesario consultar un experto en finanzas, pero en realidad los consumidores consultan un vendedor que sólo puede ofrecer los productos y servicios que ofrece la empresa que le contrata.

No es necesario ser genio para mejorar tus finanzas

Contrario a esa idea promovida por la mercadotecnia financiera, la experiencia ha demostrado que las personas que manejan bien sus finanzas personales, que tienen buen manejo de sus créditos y alcanzan un nivel de bienestar en sus vidas, tienen por regla general inteligencia promedio, no son doctores en economía o finanzas, ni tampoco tienen el coeficiente intelectual de un genio.

La única diferencia que existe con las demás personas es que los que son realmente expertos en sus propias finanzas personales han superado las barreras que nos impone la creencia de que las finanzas son complejas y han incorporado en su manera de pensar una mentalidad de riqueza.

Empecemos por los obstáculos:


Barreras que te impiden mejorar

Estas son algunas barreras que están frenando tu capacidad para incrementar tu patrimonio

Crees que requierse conocimientos de cálculos financieros complejos

En realidad, las finanzas personales no requieren de ecuaciones complejas, simplemente se necesita saber operaciones de aritmética básicas y entender cómo funcionan los porcentajes, algo que se puede hacer con una calculadora sencilla que todo mundo tiene en sus teléfonos inteligentes.

Incluso hay personas que sin ninguna preparación escolar, logran incrementar su patrimonio solo usando su intuición y disciplina en el gasto y el manejo de ingresos.

Piensas que es neceario tener mucho dinero para empezar a invertir

Por regla general las personas que hablan de inversiones tienen interés de conseguir clientes y esto desorienta a la mayoría. En nuestro análisis comparativo que hicimos sobre plataformas de inversión se puede observar que hay opciones para empezar a invertir desde cien pesos con tasas de interés atractivas.

No gano lo suficiente para ahorrar

Este es el auto pretexto más común entre las personas que tiene sueldos que no están a la altura de sus expectativas, es decir casi todo el mundo. En realidad se trata de una barrera mental, sin ganas muy poco, reduce ese ingreso un poco más y guarda unos pesos para ahorrar y empezar el camino para cambiar tu futuro. Si tu ingreso es básico, lo recomendable es ahorrar al menos el 10% y proteger ese dinero para que crezca.

Los créditos consumen la mayor parte de los ingresos

Los créditos son una herramienta para mejorar el bienestar, pero jamás deben usarse más allá de nuestro potencial de pago que nunca debe ser mayor al 30% de nuestros ingresos, aunque lo ideal es que fuera más bajo. El problema es que muchas personas consideran que los créditos son una solución inmediata a un problema de ingresos y esto es un gran error. Los créditos son un adelanto de nuestros ingresos, lo que significa que en el futuro se ganará menos, a cambio de tener adelantado el dinero

La mentalidad de riqueza

Contraria a la mentalidad de pobreza -que considera al dinero como fuente de infelicidad, avaricia y egoísmo-, la mentalidad de riqueza nace bajo el principio de que todo mundo puede ganar bienestar con una mayor generación de recursos, por lo que su enfoque está en realizar actividades orientadas a la creación de dinero, haciendo a un lado las actividades que afecten la productividad.
No se trata de no disfrutar el dinero, sino de gastar sólo una parte de la riqueza para el consumo personal, pero otra parte para crear más riqueza. Y esto es una actividad de tiempo completo, porque la realidad es cambiante y las oportunidades para hacer dinero no son constantes ni evidentes.
La mentalidad de riqueza consiste básicamente un cambio de enfoque o de perspectiva, ver en entorno como una fuente constante de abundancia y trabajar para obtenerla, lo cual no necesariamente tiene que ver con dinero sino con bienestar.

La visión del bienestar

Bajo este enfoque todo cambia, incluso las actividades que consideramos totalmente alejadas de la riqueza como el ocio, el desarrollo de talentos o el crédito.
En el primer caso, se pueden realizar actividades de ocio creativo que mejore nuestro bienestar, en lugar de tirarse frente al televisor para saturarse de series televisivas.
En los temas del talento, no se estudia o se prepara uno para obtener una mejor posición en el trabajo, sino para desarrollar habilidades que nos hagan más productivos e incrementar nuestra capacidad para cambiar el entorno en favor de nuestro bienestar.
Para el caso extremo de los créditos, estos se convierte en una herramienta para aumentar los recursos financieros que permitan alcanzar, más rápido, objetivos relacionados con el bienestar, sin perder de vista que esto implica un gasto adicional relacionado con los intereses y una reducción de ingresos al futuro.
La cualidad más importante, desde una perspectiva social, de la mentalidad de riqueza es el concepto de abundancia. A diferencia de la mentalidad de riqueza que considera que los recursos son escasos por lo que alguien pierde en la repartición de éstos, la mentalidad de abundancia considera que si se enfoca la realidad con una mentalidad productiva, la riqueza es abundante, de modo que no solo todos ganan, sino que además se puede hacer crecer la naturaleza y mejorar el medio ambiente.
También puedes leer
Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.