Blog

Las mejores formas de pago

¿Cuál es tu forma de pago preferida?

De acuerdo con las cifras que se han recopilado de diversos estudios, la gente prefiere el efectivo en primer lugar, la tarjeta de débito en un distante segundo lugar y luego la tarjeta de crédito en tercer lugar.

¿Son estas formas las más útiles? Depende de tus hábitos financieros, pero es necesario que las cualidades de otras formas de pago para valorar si tu preferida es la mejor.

En 2019 la forma preferida de pago en México era el efectivo por al menos el 81% de la población. Pero la pandemia ha cambiado nuestras preferencias. En agosto del 2020 Visa determinó que en sus sistemas de pago 72% lo hacía con tarjeta de débito, 63% con tarjeta de crédito y sólo el 44% en efectivo. Aunque esta tendencia no se puede generalizar (pues sabemos que la bancarización está en los niveles más bajos de América Latina con un porcentaje del 37%), es un hecho que nuestras formas de pago se están modificando de forma acelerada.


¿Tu forma de pago tiene estos beneficios?

Beneficios/
Producto
Tarjeta
de
crédito
Tarjeta
de crédito
básica
Tarjeta
de
débito
Billetera
Digital
(Wallet)
Efectivo
Nivel de Aceptación
Limitado Limitado Limitado Limitado Universal, limitado
grandes volúmenes
Seguridad contra robo
Muy Alta
Alta Alta Muy Alta
Muy baja
Seguridad contra fraude
Alta
Alta
Menos
Alta
Alta
Muy baja
Otorga crédito
Si, con
intereses y
comisiones
Si, con
intereses
No Si, solo en las que son de
crédito, con intereses
No
Cobra comisiones o gastos
Si No Algunas
transacciones
Algunas
transacciones
No
Permite pago de servicios
Si Si Si Si Si
Valores Agregados
Recompensas Sólo algunas
tarjetas
No Si, varios
No
Transferencias virtuales
entre personas
No No Requiere que quien recibe
tenga tarjeta débito
Requiere que quien recibe
tenga tarjeta débito
No
Transferencias por
redes sociales
No No No, sólo una
Si, varias
No
Auxilio en administración
de gastos
Buena
Buena Buena Muy buena
en algunas
No
Garantías en compras
y consumos
Algunas No
No No
No
Respaldo Institucional
Bancos Bancos Bancos Instituciones
Financieras
Ley Monetaria
y Banco de México
Construye historial de crédito
Si Si No Sólo las que ofrecen
crédito
No

La mejor forma de pago

A diferencia de otros comparativos en esta ocasión no estamos comparando servicios de empresas, sino características de un producto que busca eliminar mitos que hay en torno a los diferentes sistemas de pago. No es verdad que pagar con tarjeta de crédito sea inseguro y que pagar con débito sea necesariamente mejor. Por tradición pagamos con efectivo y nos gusta usar lo que conocemos, pero no necesariamente es el mejor medio de pago, pues tiene riesgos de robo, fraude y extravío. No facilita su administración y si no se cuenta con otras opciones de pago, es difícil de transportar si no se cuenta con servicios bancarios.

Pero a pesar de estos mitos y creencias, hay momentos en que es mejor pagar con tarjeta de crédito, efectivo o usar otras de las formas de pago que presentamos en este recuadro. Es decir, no hay una forma de pago mejor o ideal, sino que es importante conocer todas las opciones que existen para pagar con la forma más conveniente de acuerdo con nuestro perfil financiero, contexto y situación del pago.

El irremplazable pago en efectivo

No importa donde vivas en México, basta dar unos pasos para encontrar a una persona que te ofrecerá algún producto o servicio al que tendrías que pagarle en efectivo. Hay zonas del país en donde los bancos se encuentran en cabeceras municipales a kilómetros de distancia y en donde lo único que se puede utilizar es el efectivo.

Sin importar los esfuerzos que instituciones financieras y de gobierno, el efectivo es necesario y no podemos reemplazarlo dentro de nuestra opciones de pago, al menos a mediano plazo.

Debido a esto es el sistema de pago más universal que existe, pero se encuentra limitado su uso en grandes volúmenes, por lo que es importante conocer otras opciones.

Uso del Efectivo

Tarjeta de débito

La tarjeta de débito es un plástico que nos permite usar el dinero que tenemos depositado en una institución financiera para hacer transacciones en establecimientos que están preparados para aceptarlos o para hacer disposiciones en efectivo en un cajero automático, algo que seguramente sabes muy bien. Eso todo, es algo realmente simple, pero es muy bueno porque te facilita la vida, en un plástico (o aplicación virtual) tienes la posibilidad de disponer de tu dinero.

Es importante tomar en cuenta que la garantía de una tarjeta de débito se basa en dos elementos fundamentales: la institución que la emite y la marca de aceptación de tarjeta que la respalde.

Cuando tu abres una cuenta con tarjeta de débito, estás confiando en la institución financiera para que cuide tu dinero, por lo que es importante conocer la situación financiera de esa institución. Todas las instituciones financieras que operan con la autorización y reconocimiento de las autoridades mexicanas cuentan con un seguro que protege tus ahorros. Esto es una garantía que debes conocer para asegurarte que la tarjeta de débito que tienes pertenece a una institución que opera bajo el amparo de las leyes financieras. Sin embargo, en una crisis generalizada, los seguros podrían no ser suficientes si fuera necesario repartirlo con todo los ahorradores. Por lo que también es clave conocer la situación económica de la institución tanto a nivel nacional como internacional, en el caso de los grandes bancos, ya que aunque en México si situación sea buena, el impacto de la crisis que tiene una dimensión mundial puede afectarle mucho más que los bancos con sólo presencia nacional.

¿Conoces la situación de la institución financiera en donde tienes tu tarjeta de débito?

El segundo aspecto para considerar es la marca de aceptación de tarjetas que las respalda. Estas pueden ser Visa, Mastercard y eventualmente Carnet. Es raro que una tarjeta de débito no tenga una marca de aceptación de tarjetas, pues es lo que permite que puedan ser aceptadas en casi cualquier parte. Existen otras en el mercado como es American Express, pero debido a las comisiones que cobra a los establecimientos, muchos de ellos no las aceptan, pero para el consumidor es irrelevante su costo. Las más populares son Mastercard y Visa, por lo que si tu tarjeta de débito tiene este respaldo puedes estar tranquilo ya que será aceptada en cualquier establecimiento e incluso podrás retirar dinero en cajeros automáticos de otros bancos con una comisión extra.

De no ser que se contraten de forma específica las tarjetas de débito no ofrecen garantías de compra o recompensas, en algunos casos tampoco protección con seguros sobre fraudes o extravíos de tarjeta, en otros casos sí lo hacen. Las autoridades financieras están haciendo un esfuerzo para que los servicios que ofrecen las tarjetas de débito sean similares a las de crédito, pero al final de cuentas recuerda que es cualquiera de estas medidas protege tu dinero, no un crédito que es otorgado por terceros.

Desde nuestro punto de vista, ésta es la razón por la que pensamos que es más conveniente el uso de tarjetas de crédito, ya que mientras ocurre la aclaración de fraude o robo, no estaremos en disposición de usar nuestro dinero y en caso de que la aclaración sea en nuestra contra habremos tenido una pérdida patrimonial.

Uso de tarjetas de débito

Tarjeta de crédito

Aunque hemos insistido que las tarjetas de crédito deben ser consideradas un medio de pago más que de crédito, en realidad las transacciones que hacemos se aplican a una línea de crédito que tenemos previamente autorizada y que podemos pagar en la fecha de pago sin interés alguno.

Los beneficios y aplicaciones de una tarjeta de crédito son similares a las del débito, sólo que nuestras transacciones se hacen con dinero que es del banco y que nos es prestado para poder hacer nuestras operaciones. En este caso el uso de efectivo no es recomendable ya que además de pagar una comisión, se está usando un crédito que normalmente no se haría cuando usamos una tarjeta de débito. Por esta razón si piensas usar efectivo, en este caso es más recomendable usar las tarjetas de débito.

Si exceptuamos la disposición de efectivo, desde el punto de vista de las finanzas personales, las tarjetas de crédito ofrecen grandes beneficios para el consumidor, siempre y cuando tenga bajo control los compromisos de pago que adquiere al hacer un consumo.

El reto con las tarjetas de crédito es educativo y de control emocional. Debido a que es muy fácil perder el control sobre el consumo que hacemos con tarjetas de crédito muchos consejeros sobre finanzas personales no recomiendan su uso, pero nuestra perspectiva siempre ha sido diferente, debemos aprender a usar el crédito para nuestro crecimiento patrimonial y bienestar financiero.

En la mayoría de los casos hay programas de recompensas pero como contraprestación hay que pagar anualidades e intereses. Algunas tarjetas no cobran anualidad si se hace uso de esta herramienta de forma continua, pero esto debe considerarse en análisis personales.

Son muy útiles para control de fraudes y protección por robo y extravío, ya que normalmente cuenta con seguros y en ocasiones si se suspende el uso de la tarjeta hasta que la aclaración ocurra nosotros podemos seguir con nuestra vida ya que estamos hablando de la aclaración de un cargo que se aplicará a una línea de crédito que en caso de salir positiva no pagaremos y en caso de salir negativa tendremos recursos para planear su pago.

Las mejores tarjetas de crédito por tasas de interés

Tarjetas de crédito básicas

Estas tarjetas ocupan un espacio especial porque justamente no cobran comisiones y tampoco intereses si se pagan el saldo total el corte. Es una herramienta muy útil para aquellas personas que acostumbran a usar sus tarjetas de débito para hacer consumos, ya que al final tendrán que pagar todo de una sola vez a la fecha de pago, lo que sólo requiere de más atención.

Los beneficios son los mismos que las tarjetas de crédito tradicionales, pero más limitados en premios recompensas, meses sin intereses y seguros de protección. Recomendamos estudiar muy bien las alternativas a las que cada persona tenga acceso para contratar la mejor opción, pues hay casos en donde no se ofrecen sólo se ofrecen servicios básicos, pero otros en donde puedes encontrar muy buenas opciones sin pagar comisiones extras.

Tarjetes de crédito básicas en México

Wallets o billeteras electrónicas

Para entender cómo funciona una billetera electrónica podemos explicar que básicamente es un servicio similar al de una tarjeta de débito con valores agregados que la hacen muy útiles para transacciones en donde es más cómodo reemplazar el efectivo.

Usan también marcas de aceptación de tarjeta como Visa o Mastercard y en algunos casos no cobran comisiones por usar su tarjeta.

Las recomendaciones para valorar el uso de una Wallet son las mismas que en las tarjetas de débito, sólo que en este caso se debe ser más cuidadoso en comprender el tipo de empresa que las emite, pues debido a su novedad no están del todo reguladas, ahora operan bajo la Ley Fintech pero su proceso de autorización se ha visto detenido por la pandemia por la que su operación no está del todo definida.

Aunque los emprendedores Fintech basan su operación en la confianza del consumidor, por lo que usualmente son empresas responsables que buscan ser transparentes, siempre y cuando sean establecimiento que operen bajo las reglas mexicanas. Debido a que se pueden localizar en internet, hay ocasiones en las que se puede intentar hacer operaciones con empresas que se apegan a criterios de control legal qua aplican al país donde se encuentran, lo que puede implicar riesgos para el consumidor.

Los valores agregados que ofrecen, sin embargo, las hace bastante atractivas para casos especiales. En algunos casos no implica ningún costo tenerlas, por lo que te recomendamos probarlas para conocer sus beneficios con un monto de dinero que no dañe tu patrimonio pero te ayude a conocer servicios que serán de gran utilidad para quien las domine.

Wallets o billeteras digitales en México
Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.