Blog

La negación emocional te hace perder dinero

Negación emocional

La negación, cuando el concepto se refiere a nuestra emociones, es un recurso de nuestra mente, conocido como mecanismo de defensa, que tiende a reducir las consecuencias de un asunto estresante. Esta reducción de consecuencias no ocurre porque el problema real se resuelva, simplemente nuestra mente no es capaz de aceptar la realidad y se inclina por no reconcerla, ignorarla, para evitar que nos siga causando estrés.

Es un fenómeno que se da en cualquier persona y en cualquier momento, por lo que si nosotros descubrimos que estamos negando algo, debemos de reflexionar porque nuestra mente nos está queriendo ayudar a aplazar un problema para cuya solución o respuesta aun no la tenemos porque no estamso listos para aceptar el problema.

La negación emocional en temas de dinero

Es lógico que depende del tipo de problema nuestra urgencia por actuar. Para un acontecimiento familiar, lo mejor es esperar a que la mente procese el hecho y darnos tiempo para asimilarlo, pero hay otro tipo de acontecimientos que requieren de nuestra aceptación para poder resolverlo y cuanto antes mejor, esto ocurre por ejemplo con los temas del dinero.

En estos casos hay que luchar con las decisiones anticipadas orientadas a negar los problemas en nuestra mente, ya que en asuntos financieros el aplazamiento puede tener consecuencias costosas para nuestros bolsillos.

La situación amenazante o estresante puede ser de diversa naturaleza. Por ejemplo las señales económicas de que nuestros ingresos no están siendo suficientes para afrontar todos los gastos. O la sensación incómoda de saber que estamos gastando de más, pero nos negamos a hacer la cuenta porque -de ser así- no sabríamos cómo reaccionar para resolver el problema.

La relación entre la negación y el dinero es fatal, ya que las pérdidas no se frenarán. Si no reconocemos, por ejemplo, que estamos gastando de más con nuestra tarjeta de crédito y empezamos a pagar sólo mínimos, llegará el momento en que lleguemos al límite de crédito y tengamos un problema grave por un adeudo acumulado cargado de grandes intereses.

Un caso de negación frecuente que he visto en lo personal tiene que ver con la educación o los temas de salud. No es extraño que el amor nos haga negar el problema del dinero, pero el hacer un gasto en escuelas o en medicina privada puede trastocar seriamente nuestras finanzas, por lo que hay que tomar una decisión balanceando nuestras emociones y sentimientos con la razón; cuando estamos en una etapa de negación esto no es posible y estaríamos en riesgo de pagar un costo muy caro por un tema de índole emocional

Cómo superar la negación y evitar mayores fugas de dinero

La forma de superar un problema de negación con los temas de dinero no es muy diferente en cómo se supera en otros aspectos, quizás la única diferencia importante es que no podemos esperar mucho, en cuanto un familiar o nosotros mismos lo detectemos, es necesario actuar de inmediato

¿Cómo superar esta negación con el dinero?

Los expertos recomiendan trabajar con nuestro interior con el fin de

Hurgar en nuestra mente

Es necesarrio un viaje interior, sacudir y penetrar nuestras barreras para encontrar los verdaderos temores que nos están evitando afrontar el tema. Pueden tratarse de temas básicos como el sentimiento de culpa porque no dedicamos suficiente tiempo a nuestros seres queridos y queremos compensarlos de otra forma, o puede tener un antecedente más remoto que esté relacionado con la forma en cómo aprendimos a obtener dinero de nuestros padres, que acostumbraban a rescatarnos de emergencias. Este paso es fundamental, pues no podemos superar lo que no conocemos

Buscar soluciones alternativas

Una vez que se identifican las posibles causas, pensemos en diferentes formas de resolverlo, una de ellas -por ejemplo- puede ser el de desarrollar nuestra capacidad de expresar nuestro amor de forma diferente, dialogando y compartiendo nuestras preocupaciones. Esto nos ayudará a expresarnos y este simple hecho nos hará sentirnos mejor

Romper malos hábitos

-Si identificamos que se trata de un mal hábito del que queremos deshacernos, tendremos que desarrollar un método que practiquemos cada vez que caigamos en la tentación de cometer un error. Supongamos -por ejemplo-que nuestra reacción sea comprar todo aquello que veamos en ofertas, racionalizando que no podríamos obtener algo mejor. En este caso un método puede consistir en ir al supermercado con una cantidad limitada en nuestra tarjeta de débito o cartera, dejando las tarjetas de crédito en casa. De modo que, si nos surge la “necesidad” de aprovechar esta compra, tengamos que ir por nuestras tarjetas a casa. Este hecho nos dará tiempo para pensar

Visualizar consecuencias si no actuamos

-También es importante visualizar, es decir imaginar, lo que puede ocurrir si no actuamos. Irse al extremo, al peor de lo que pueda ocurrir, nos despertará un sentido de alerta, que nos ayudará a tomar una mejor decisión si lo recordamos.

Buscar el apoyo de nuestros seres queridos

-Ya hablamos de los beneficios en nuestro interior de comunicarse con los demás para liberarnos de nuestra tensión emocional, pero regresemos al punto para verlo desde otra perspectiva. Es importante pedir el apoyo de nuestros seres queridos para que nos ayuden a lograr nuestras nuevas metas. Si no lo hacemos, actuarán como siempre, nos pedirán dinero o expresarán su deseo de consumir algo, lo que disparará todas nuestras emociones que queremos controlar.

Así que, quizá sea momento de tragar saliva, tomar pluma, papel, calculadora y empezar a afrontar lo que la mente nos sugiere posponer.
También puedes leer:

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.