Blog

Guía de finanzas para recién casados de un director de un banco

Aunque este tema ya lo hemos tratado en otras ocasiones, es un asunto que no es nada fácil de lograr: compartir los objetivos financieros con tu pareja traerá grandes beneficios a largo plazo, lo que a su vez se traducirá en un mayor bienestar para tu familia. Algo que todo cónyuge quiere, pero no todos logran hacerlo.

El tema de las finanzas y el manejo del dinero con tu pareja siempre es delicado. Sin embargo, una relación sana requiere transparencia en todos los niveles, pero de forma particularmente importante en cuestiones financieras.

Si se empieza bien y se trabaja para un esfuerzo que beneficie a ambos se puede lograr una armonía en las fianzas, aumentar la comprensión mutua, pero sobretodo sentar las bases para una vida en pareja productiva, que con el paso del tiempo permita cumplir los sueños de ambos.

Los siguientes son algunos de los consejos para gestionar las finanzas para los recién casados que ofrece Adhil Shetty, CEO de banco BankBazaar.com.

1) La toma de decisiones es un trabajo de dos personas

El hecho de que una pareja gane más no les debe dar la autoridad gobernante en asuntos de dinero. Los dos tienen igual peso en la toma de decisiones financieras. Es importante que la pareja se considere iguales entre sí y se tenga en cuenta las necesidades, deseos, aspiraciones del otro, mientras hacen planes financieros. El tener ambos la misma responsabilidad en asuntos de dinero se va a consolidar su enlace.

2) Ser transparente sobre su situación financiera

Es importante para hablar de sus problemas económicos de una manera transparente. Ocultar o mentir sobre el estado de los asuntos financieros podría estropear tu relación y erosionar la confianza. La confianza es importante. Discutan abiertamente sobre dónde se encuentra ahora financieramente - en términos de activos, pasivos, ingresos, préstamos, etcétera- y en la que posición que desean estar. Juntos pueden afrontar cualquier responsabilidad y orientarse hacia el cumplimiento de sus aspiraciones en conjunto.

3) Equilibrio entre las cuentas individuales y conjuntas

Si se quiere mantener una cuenta individual, cuenta conjunta, o ambas la decisión debe tomarse en pareja. Algunas personas quieren mantener una cuenta personal para su propio uso y una cuenta conjunta, para mantener los asuntos financieros de los hogares como el pago de facturas de servicios públicos y el dinero necesario para el funcionamiento de un hogar. También, debe ser una decisión conjunta sobre la que desea destinar al pago de regalos, vacaciones familiares y los gastos por igual. Hablar sobre cómo va a encontrar un equilibrio entre sus diferentes cuentas y gastos.

4) Fijar responsabilidades

El funcionamiento de un hogar no es fácil. Es importante hacer seguimiento de los gastos recurrentes, tales como facturas, estados de cuenta, primas de seguros, préstamos, etcétera. De hecho, hacer esto es una tarea exasperante para una persona. Es necesario fijar reglas para determinar quién se encargará de observar los pendientes y quien deberá ejecutarlos. Juntos deben concentrarse en resolver los problemas que surjan. La división de responsabilidades financieras es también una división de presiones y estrés. También es una manera de compartir su vida con su pareja y mantener la felicidad en su matrimonio.

5) Construyan objetivos

El establecimiento de objetivos a corto plazo y largo plazo es clave para disfrutar de su vida y el uso de su dinero con sensatez. Para las parejas de recién casados, los objetivos a corto plazo pueden ser los gastos de vacaciones, la compra de electrodomésticos y muebles, la preparación para la maternidad, etcétera. Los objetivos a largo plazo incluyen la jubilación, la compra de una casa, y los fondos de construcción para diversos acontecimientos de la vida. Cada miembro de la pareja podría tener además metas personales, así como el deseo de obtener una mejor educación o empezar un negocio. Tener a alguien que apoye sus aspiraciones es una importante inyección de confianza. Hablen de sus objetivos personales y colectivos, calculen sus necesidades de fondos, y determinen cómo se puede combinar sus ingresos y trabajar juntos para lograrlos.

6) Hagan un presupuesto

Esto parece no gustarle a nadie, pero es necesario, pues un presupuesto es en realidad un listado de qué y dónde y cuánto se destinará a cada objetivo que han determinado. El presupuesto les ayudará a realizar un seguimiento de su dinero, evitar fugas financieras, y trabajar para la recaudación de fondos para todo lo que necesitan. Se puede utilizar el método del sobre para el manejo del dinero en efectivo. Trate de no pasar el límite asignado a cada sobre. Con un poco de disciplina, esto ayudaría a ahorrar dinero y evitar gastos innecesarios.

7) El imprescindible fondo de emergencia

Es muy importante abrir una cuenta especial para crear un fondo de emergencia que pueda responder a los infortunios de la vida - la pérdida del empleo, accidentes, reparaciones y problemas médicos -. El ahorro de este fondo puede lograrse mensualmente con el uso regular de diversos instrumentos como: los depósitos recurrentes, fondos de deuda, depósitos fijos, etcétera.

8) Contratación de seguros

Esto parece innecesario a primera vista, pero en realidad esto debe ser uno de los primeros pasos en su vida matrimonial. Un seguro de gastos médicos, es muy importante para poder responder en caso de una emergencia o de gastos de hospitalización. Hay seguros para diferentes capacidades de pago, por lo que es más importante la información adecuada que grandes cantidades de dinero. Además, si se tiene auto, no se puede arriesgar a perder lo que representa en términos económicos, además de que debe contar con la respuesta de poder pagar daños a terceros en caso de que sea necesario.

Por supuesto no todo se puede hacer de momento y es necesario que ambos discutan con qué empezar y cómo llegar al estado ideal en el que tengan todo cubierto y puedan gozar de su libertad financiera y la construcción de sus logros.

Fuente

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.