Blog

Gasta menos de lo que ganas

¿Te urge dinero? Digamos que sí. O veamos el tema de otra forma: supongamos que recibes dinero extra por una casualidad extraordinaria, no una suma como para convertirte en millonario, pero si una cantidad importante de tu sueldo, digamos seis meses.

¿Qué harías con ese dinero?

Vivir la vida loca

Si tu repuesta incluye pagar deudas, especialmente de corto plazo, quiere decir que estás gastando más de lo que ganas. El obtener un dinero extra por casualidad, como ganarse la lotería o recibir una herencia inesperada, debería servir para mejorar nuestro bienestar. Pero si con este dinero extra recuperamos lo que hemos gastado por adelantado, estamos empeñando nuestro futuro.

En la vida normal de todos nosotros los ingresos extras milagrosos son poco comunes. La mayoría de nosotros tenemos que resolver el problema con lo que ganamos. Y entonces es cuando caemos en el equivalente al dicho popular que reza: hacer un hoyo para tapar otro. Es decir, trabajar de más, pedir prestado o vender algo para pagar nuestras deudas.

Esto ocurre cuando gastamos más de lo que ganamos y aunque parece obvio te sorprenderás de que la mayoría de la clase media está en esta situación, gasta de más y esto lo mantiene en esa medianía, en donde aparentemente tiene una calidad de vida, pero sostenida con hilos.

Nadie nos obliga a no hacer patrimonio

Si gastarse por adelantado nuestro tiempo de trabajo es ya de por sí incómodo, es todavía peor cuando culpamos de lo que nos está ocurriendo a otros: A Trump, al gasolinazo, al gobierno, a la subida del precio del dólar, a los jefes o a la pareja.

Claro que todos ellos son obstáculos para mejorar nuestros ingresos, pero nadie nos obliga a gastar más de lo que ganamos. Nadie nos obliga a no detenernos para hacer cuentas y organizar mejor nuestros gastos, dándole la prioridad adecuada y dejando las cosas que deseamos, pero no necesitamos para otra ocasión, cuando hayamos ahorrado para comprarlo.

Esta es la realidad. Quizás no nos guste, pero tenemos que aprender a reconocer nuestra realidad para desde ahí diseñar cómo queremos crecer financieramente desde ese momento en adelante.

Porque si los problemas financieros son el resultado de nuestros errores, entonces también lo contrario es posible, nuestros aciertos financieros serán resultado de nuestro esfuerzo, planeación y honestidad con nosotros mismos.

La pobreza ronda al que gasta de más

Con el siguiente ejemplo quedará más claro el significado en el patrimonio cuando se relación con el tema de la honestidad con nosotros mismos:

Jorge y su esposa trabajan duro y son pobres

Él es taxista, pero no dueño del taxi, por lo que tiene que cubrir una cuota semanaria, además del consumo de gasolina para poder llevar algo a casa. Aunque el taxi es un auto de modelo reciente que le da cierto estatus, en realidad hay semanas en que apenas cubre la cuota y la gasolina y lo que se lleva a casa apenas le alcanza para comer.

Su esposa trabaja en una tienda de ropa de marca. Gana significativamente más que su esposo, pero también gasta mucho. Taxis para llevar a sus niños a la escuela, ropa para mantener su propia imagen, ayuda a sus padres y, por supuesto, se ha hecho responsable para llevar el gasto de la casa.

Aunque ambos trabajan, el dinero que ganan no es suficiente para pagar la renta y todos los gastos, por lo que cada mes se endeudan más de un modo o de otro. El reporte de crédito de ambos está con numerosas notas de impago y ya no son sujetos de crédito, por lo que ahora recurren a amigos y familiares, quienes en un principio les ayudaban, pero ahora, ante la crisis, tampoco pueden hacerlo.

Su patrimonio neto: Una deuda de 60,000 pesos es decir saldo negativo.


Una madre soltera que gana poco pero no es pobre

Margarita tiene dos hijos uno que estudia en la secundaria local y otro que está iniciando la vocacional en un plantel que queda a varias horas de distancia de donde viven.

Su casa, es una casa hecha en su mayoría de madera y láminas de metal. La construyo ella misma con la ayuda de sus hermanos hace varios años, cuando compró el terreno en donde vive a crédito y que pago con duros sacrificios durante tres años. Con el paso del tiempo ha logrado construir un baño y un piso de cemento en toda la casa. Sus planes es ir haciendo recámaras de tabique y cemento poco a poco. Para ello va comprando el material cada vez que tiene un dinero extra, ya tiene muchos tabiques y varillas, también ha comprado grava y arena. Esperará a sus hermanos para que tengan tiempo y construir la primera recámara en cuanto sea posible.

Margarita es muy trabajadora, ayuda en la limpieza de varias casas, por lo que recibe un ingreso mensual que no supera los cinco mil pesos mensuales, que complementa con la venta de pozole los fines de semana en el patio de su casa. Lo que duplica su ingreso mensual. Por supuesto trabaja todos los días y jamás tiene horas de descanso.

Recibe cualquier ayuda que le dan en las casas donde trabaja. Ropa, comida, muebles. A nada dice que no. Si no le sirve a ella, lo pone a la venta y termina con un ingreso extra tarde o temprano. De este modo se ha hecho de refrigerador, estufa, una sala vieja y una cama y un ahorro guardado para cualquier emergencia.

No tiene deudas visibles, pero su teléfono celular lo paga puntualmente en un plan de suscripción por lo que sin saberlo tiene un reporte de crédito impecable.

Entre su casa, el terreno que tiene de modo irregular y su dinero guardado en efectivo su patrimonio ronda los $160 mil pesos.

No importa cuanto ganas, sino cuanto te queda al final del mes

Margarita y Jorge se conocen pues coinciden en un mismo centro de trabajo. Su jefe le preguntó a Jorge en una ocasión que le pedía dinero prestado y se quejaba de su condición económica:

-¿Quién es más pobre Jorge? ¿Margarita o tú?

-Claro que Margarita -contestó Jorge apresuradamente

-¿Por qué piensas que ella es más pobre?

-Pues mira cómo vive, como viste, tarda dos horas en llegar a su casa

-Entonces me pregunto -continuó el jefe- ¿Por qué Margarita que es más pobre nunca me pide prestado y tú sí, que eres menos pobre?

Jorge no supo que contestar. Se quedó callado abriendo los ojos de sorpresa.

-Te voy a decir que pienso -le dijo el jefe-. Probablemente Margarita gane menos que tú, y tenga una mala calidad de vida, pero gasta menos de lo que gana, ha logrado crear un patrimonio.

-Tú, en cambio, junto con tu esposa ganan más que Margarita, pero también gastan más, de modo que, en lugar de crear un patrimonio, lo han destruido, deben dinero y no tienen con qué responder.

Crear patrimonio es una decisión

Mientras no reconozcas tu capacidad financiera real seguirás gastando más de lo que ganas. El día que te hagas cargo de ti mismo y reconozcas que es tu oportunidad recortarás gastos y ya no tendrás que pedir prestado, pues conmigo al menos se acabó tu línea de crédito- concluyó

Las palabras del jefe de Jorge fueron tan duras que estremeció lo más profundo de su casa, los llevó a una crisis familiar, discusiones de pareja, pero al final de varios días ambos reconocieron sus errores y están empezando a ver su vida de una forma diferente, reduciendo sus gastos que antes consideraban imposibles de quitar.

Gastar menos de lo que ganas es la única regla necesaria para crear patrimonio y con ello ganar bienestar. Cuando se toma esta decisión lo demás se empieza a comprender sin tener que tomar ningún curso de finanzas. Resalta, por ejemplo, que el costo de las cosas está más allá de la idea de si nos alcanza la quincena para pagarlo, el crédito se convierte en una herramienta de bienestar y crecimiento y el dinero que nos queda empieza a inquietarnos para que no pierda valor con la inflación, lo que nos hace investigar sobre la mejor manera de obtener rendimiento.

Los ejemplos que hemos expresado aquí son casos de la vida real y aunque tenemos casos como éstos a la vista, no nos damos cuenta que admirar a la persona que trae autos nuevos, ropa de marca y gasta como rico, no le hace rico. La riqueza verdadera está en el patrimonio que logramos crear y la capacidad que nos da este patrimonio para vivir tranquilo todo el tiempo.

Nadie ni nada te podrá ayudar si no tienes claridad sobre lo que hacer con tu vida y el dinero. La vida no es como lo plantean la publicidad, la felicidad no está en el consumo sino en el gasto controlado, la libertad no está en la compra de un auto poderoso, sino en poder tomar cualquier decisión, sin que el dinero nos detenga.

También puedes leer

La importancia de conocer el valor neto de tu patrimonio

La mentalidad de los que saber crear patrimonio casi sin recursos

Mentalidad de riqueza

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.