Blog

Errores que dañan tu buró de crédito

Ya sea por costumbre o por falta de información, cometemos errores que afectan nuestra calificación o score de crédito. Esta evaluación las instituciones financieras la usan para determinar la capacidad de crédito. Su cálculo lo realizan los burós de crédito que tienen expedientes financieros de todas las personas y pueden mediante algoritmos determinar si una persona puede subir o bajar su capacidad de crédito en relación con el uso que se hace del crédito. Esta evaluación la puedes conocer cada vez que pides tu buró de crédito.

¿Por que no vemos estos errores?

El problema básico ante estos errores es nuestra mente nos evita verlos. Ante una situación de peligro, nuestros instintos básicos nos presionan a alejarnos lo más posible del problema, pero si bien esto es útil en la selva, en cuestión de créditos, huir sin entender lo que está pasando puede empeorar la situación.

Estos errores los cometemos aun cuando queremos ser responsables y cumplir con nuestros compromisos. Sin embargo, al no tener suficiente información terminamos por afectar nuestra capacidad de contratar nuevos créditos.

Probablemente piense que esto no es un gran problema cuando se encuentra en apuros, pero las oportunidades llegan para quienes están mejor preparados, ya sea para mejorar sus créditos actuales con mejores tasas o para adquirir un bien que puede cambiar su capacidad productiva.

Esto son los errores que las personas cometemos cuando estamos presionados por créditos altos.

No verificar tu Buró de Crédito

No se puede arreglar lo que no sabe que está haciendo daño, y eso va pasa cuando no sabemos bien a bien a quien le debemos y cuál es nuestra situación real ante ellos. Los Reportes de Crédito Especial, que la gente define de forma coloquial como buró de crédito, son gratuitos para los consumidores una vez al año, pero lo recomendable es consultarlo de manera más frecuente, al menos dos veces por año. Las Sociedades de Información Crediticia (SIC) ofrecen paquetes muy económicos para mantenerse actualizados sobre cambios en su Reporte de Crédito o en su expediente.

Buscar sin planeación nuevas líneas de crédito

Debes saber que se registra una consulta en tu expediente de crédito de las SIC cada vez que alguien evalúa tu informe de crédito, ya sea para evaluar tu capacidad de pago para un auto, hipoteca o crédito personal. Si solicitas información de un crédito de manera constante, pero no lo tomas, la repetición de este hecho funciona como una alerta para los analistas de crédito que pueden suponer que estás buscando con desesperación endeudarte y por lo tanto no lo aprobarán. Antes de solicitar un crédito se debe estudiar cuidadosamente la necesidad de obtenerlo, evaluar las mejores opciones y nuestra capacidad crediticia, una vez que se tiene claridad sobre lo que se solicitará y con quien, entonces puede hacerse la solicitud.

Cancelar una tarjeta de crédito

Si lo sabemos muy bien, parece una buena idea y hasta suena contradictorio que estando en apuros sea mala idea cancelar una tarjeta de crédito. Pero las calificaciones de crédito se calculan con base en el comportamiento histórico del crédito. Si hemos sido puntuales en nuestros pagos y mantenemos un buen récord, cancelar puede afectar su calificación de crédito ya que además de que se pierde su historial, también se baja la cantidad de crédito que tiene disponible. Si tienes problemas para mantener a raya tus tarjetas de crédito, guárdalas en un cajón lejano de cualquier tentación y consérvalas para tiempos mejores. Recuerda que si cambias tu modo de pago a totalero, no sólo te verás beneficiado en tu calificación crediticia, sino que además las tarjetas de crédito se convertirán en una cómoda herramienta para administrar tus gastos

Usar todo tu límite de crédito

Que los bancos estén dispuestos a prestarte no quiere decir que estés en la capacidad de aceptar todos los créditos que te propongan. Muchas ofertas de crédito se basan en tu comportamiento de pago, pero no siempre en tu capacidad real de pago, los analistas de crédito no tienen la visión total de tu situación financiera, pero tú sí. Sólo tú sabes hasta donde te alcanzan tus ingresos para pagar los compromisos de crédito que aceptes. Recuerda que un crédito es un adelanto de tus ingresos futuros, no es dinero extra

No revisar tus estados de cuenta

Los estados de cuenta tienen una razón de ser. Son un documento escrito que las instituciones de crédito entregan a sus clientes para acordar la situación del crédito al momento de que se emite. Su recepción implica sin respuesta implica una aceptación de esa situación. En los estados de cuenta de las tarjetas de crédito se muestran a detalle los pagarés que se firmaron durante el mes, las comisiones e intereses y los impuestos correspondientes, así como los pagos que se han hecho. Existe un plazo para revisar, detectar posibles errores y reclamarlos. Al no revisar estos estados de cuenta estamos renunciando a nuestro derecho a reclamar cualquier error que ocurra.

Fuente

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.