Blog

El pago a crédito que indica que estás en quiebra

En las últimas semanas, al pagar mis compras en el supermercado la cajera me ha preguntado si lo quiero pagar a crédito en meses sin intereses. Usualmente casi siempre a esa pregunta digo que sí, aun cuando tenga el dinero. El costo del crédito es nulo y me es más cómodo pagarlo a plazos. Lo que me permite administrar mi dinero para usarlo con otros fines o invertirlo.

La función del crédito

El crédito es una herramienta financiera que nos permite gozar de un bien o servicio sin tener que desembolsar el dinero de inmediato. No es un regalo, ni dinero anticipado. Si uno obtiene un crédito sólo porque no lo ofrecen, pero no hay sentido financiero en esa decisión, en realidad se está tomando una decisión con una falsa idea de ganancia.

Pero las compras de consumo diario son otra cosa. No son bienes y servicios que nos hagan desembolsar dinero de forma extraordinaria. Lo que compramos en el súper tienen que ver con lo que comemos y lo que consumimos de forma sistemática en nuestra casa. El significado del término vivir al día explca muy bien este tipo de gastos. Trabajamos para obtener lo que necesitamos para vivir. El papel del crédito no tiene razón de ser, en este caso.

Por esto, aunque suene tentador pagar a meses sin intereses, ante esa pregunta he contestado todas las veces que no.

Las señales de alarma

Las razones de mi negativa son importantes de exponer:

-Si lo que ganamos no es suficiente para hacer estas compras, esto debe considerarse como una señal de alarma muy grande, porque significa que estamos perdiendo el control de nuestra finanzas.

-Los créditos, aunque no tengan costo, no son siempre buenos para nuestras finanzas personales. Cuando adquirimos un crédito lo que en realidad hacemos es que estamos comprometiendo nuestros ingresos futuros para obtener el beneficio de inmediato. Si analizamos esta decisión quiere decir que no nos alcanza para subsistir, por lo que el próximo mes necesitamos dinero para pagar lo del mes pasado y el del este, y cada mes irá empeorando nuestra situación.

-Esta situación, aunque no te parezca evidente, es detectada por los algoritmos que determinan tu capacidad de crédito. Pagar menos de lo que compras podría arruinar nuestra capacidad de pago, incrementar nuestra tasa de uso de crédito, obtener una mala calificación o score de crédito y nos acerca peligrosamente a tener un retraso que se reflejará en tu buró de crédito.

-Pero la razón más importante de todas es que si estás en la necesidad de pagar a crédito lo que usas para vivir día a día, estás ante una situación grave en tus finanzas. No podrás sostener este ritmo por mucho tiempo y debes detenerte.

No gastar más de lo que se gana

El mensaje es duro, pero saludable si no podemos pagar los productos que consumimos diariamente, el crédito no es la solución. SI dinero no alcanza se debe buscar una manera de mejorar nuestros ingresos y, mientras tanto, ser modestos y creativos con las compras, siempre hay forma de ahorrar, de cambiar de hábitos e incluso de buscar soluciones de alimentos que se produzcan bajo el concepto de autoconsumo.

Este es un mensaje muy importante que debería verse bajo un concepto de riqueza y no de pobreza. La mentalidad de no poder reducir nuestros gastos es lo que nos mantiene en un desastre financiero. Si ganas mucho, pero te gastas todo y además pides crédito, estás en la misma situación de la persona que gana poco y gasta un poco más de lo que gana. Ambos están perdiendo dinero. Y la solución no es el crédito.
Las personas que logran construir un patrimonio tienen este principio en mente, sin importar lo que ganen, siempre estarán atentos a que al final del mes se queden con un saldo a favor. Por eso muchos expertos finacieros aconsejan la frase "págate a ti primero", que significa que separes el dinero que vas a usar para incrementar tu patrimonio antes de realizar todos tus gastos.
Sin considerar que hay un nivel básico de sobrevivencia que puede no sustituirse, en realidad cualquier persona tiene la capacidad de gastar menos de lo que gana. Las barreas por lo regular son mentales: no poder dejar la mejor escuela, no querer decirles que no a nuestros seres queridos o pensar que el exceso de trabajo bien merece una recompensa por lo regular irracional y costosa.

Recomendación

Rechazar todos los créditos que vayan orientados al consumo cotidiano te permitirá saber que lo que ganas te alcanza para vivir al día y, si te pagas primero, te servirá también para pagar tus créditos e incrementar tu patrimonio. No se necesita un diplomado en finanzas para mejorarlas, solo voluntad y templanza.
Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.