Blog

El crédito malo tiene origen emocional

El crédito malo es emocional

El crédito tiene un lado oscuro y desafortundamente es más común de lo que quisiéramos. Esto ocurre cuando el crédito se usa como un medio de escape emocional.
A muchos expertos no les gusta el término crédito malo, porque todo crédito está compuesto por los mismos elementos. Lo que hay son malas decisiones al tomar un crédito. Pero para fines prácticos podemos entender que un mal crédito es aquel que su uso nos va dañar financieramente, en lugar de que mejore nuestro bienestar y finanzas.
Cuando usamos el crédito para sentirnos mejor, la razón la dejamos a un lado. Evitamos afrontar la tarea de planear, ahorrar y medir el riesgo de endeudamiento, que se requiere para obtener provecho de recibir nuestros ingresos por anticipado, que es en realidad lo que significa el crédito: un empeño de nuestro futuro, para obtener un beneficio en el tiempo presente-.

Nos ayuda a sentir que somos diferentes

El efecto de usar el crédito de forma inconsciente es que nos lleva a una espiral de endeudamiento que nos hace caer en serios problemas.

Como decíamos esta forma de actuar no está necesariamente vinculada con la percepción del crédito, sino es una visión de vida o más bien una ausencia de visión de vida que nos hace reaccionar a los problemas en lugar de contar con un plan para no solo afrontarlos, sino para cambiar radicalmente nuestra vida.

Generalmente esta forma de vivir está relacionada con una falta de confianza en nosotros mismos, pensamos y deseamos que alguien nos debe y puede rescatar, ya sea contratándonos con un excelente sueldo o descubriendo nuestros talentos. También podemos esperar que alguien nos rescate de las deudas como nuestras parejas, padres o hijos.

Huir del presente es un problema que es más común de lo que uno puede imaginarse y aunque lo relacionamos con las compras compulsivas esto no necesariamente tiene que ser una actitud extema para descubrir que estamos negándonos a afrontar nuestra realidad.

Pero el trabajo en nuestra persona debe ser más profundo. SIn plan de vida dejamos que la vida decida por nosotros y es probable que no siempre nos guste. Los únicos responsables de nuestro destino somos nosotros y si queremos tener un cambio en nuestras vidas en lugar de huir de la realidad es necesario hacerle frente con un proyecto que incluya la importancia del dinero

Cambiar hacia una visión de abundancia

Se trata de cambiar nuestra mentalidad para un proyecto de abundancia, algo dífícil de aceptar en nuestra cultura, pero no es imposible

Sin embargo, otra solución es ver nuestra vida como un crecimiento orgánico. La mercantilización de nuestras necesidades es en otras palabras una promesa de adelantar lo que anhelamos sin la necesidad aparente de hacer un esfuerzo. Por ejemplo, en el primer vídeo la protagonista de la historia desea comprar un producto de marca y recurre al crédito para satisfacer este deseo.

Si lo vemos en perspectiva esta satisfacción no es natural. No gozamos de los beneficios de hablar bien un nuevo idioma sino hacemos el esfuerzo por aprenderlo antes. Ni tampoco podemos ser doctores o ingenieros. Tampoco podemos gozar los beneficios de una familia si no nos esforzamos en crearla.

Lo natural es esforzarnos primero y gracias a este trabajo lograr el beneficio. El crédito te da un adelanto de este beneficio, sin hacer el esfuerzo. Este beneficio recibido de una forma no natural podría ser válido en un contexto o situación especial, pero sería algo que debería verse como extraordinario.

La pregunta que equivale hacerse en un momento de compra de crédito es: ¿estoy dispuesto ahorrar el dinero que me voy a gastar este momento? Si se convierte el monto en horas de trabajo, como aconsejan los especialistas, la decisión podría cambiar.

Si tu situación ya fuera mala de por sí y tiene asuntos que resolver con tus créditos es momento de detenerse y reflexionar sobre las razones reales de nuestra conducta. Quizás lo podamos resolver con disciplina, pero no nos neguemos a pedir ayuda con terapias que nos ayuden a descubrir las razones de nuestro comportamiento y reacciones emocionales.

También puedes leer:

Las tarjetas de crédito más caras por membresía

Consolida tus créditos para no perder el control

Diferencia entre una SIC y buró de crédito

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.