Blog

Domina tus deseos y controlarás tus gastos

No importa cuánto dinero puedas acumular, siempre tendrás deseos por satisfacer. Mucha gente piensa que cuando obtenga el dinero que necesita podrá satisfacer sus deseos y entonces será totalmente feliz. Pero la experiencia de las personas que lo han logrado han demostrado que no será así; aun cuando se tenga la certeza de que todo se puede comprar con el dinero.

La explicación de esta insatisfacción inacabable está en el interior de las mentes de cada uno de nosotros. La esencia del deseo, por estar en lugar o por poseer un producto, servicio o persona, está engendrada por necesidades humanas profundas que nunca serán totalmente satisfechas porque ningún objeto en realidad satisface este tipo de necesidades. Si quisiéramos realmente satisfacer estas necesidades debemos trabajar con nuestras emociones y dejar de buscar cosas.

Pero esto no es fácil de hacer. Un buen principio es recordar que, si no se puede satisfacer plenamente un deseo, entonces lo mejor es atemperarlo, controlarlo para que no nos domine a nosotros sino al revés. Hay una frase del filósofo chino Lao Tse que expresa perfectamente este concepto: el que domina a otros es fuerte; el que se domina a sí mismo es poderoso.

Una de las maneras de controlar nuestros deseos puede lograrse a través de la elaboración de un presupuesto, es decir de una planeación de nuestros gastos.

Se puede empezar con una lista de gastos del último mes. Para evaluar cuánto se gastó de más y cuanto puede ahorrarse si se controlan nuestros deseos. A primera vista parecerá que nada puede ahorrarse, pero si se revisa esta lista una y otra vez, cada gasto empezará a justificarse con emociones y entonces podremos descubrir que tan emocionales son nuestras decisiones de compra. Porque en un estricto sentido nuestras necesidades básicas de comida, por ejemplo, puede satisfacerse con un presupuesto muy bajo.

Al moderar nuestros gastos, después de descifrar los deseos detrás de ellos, tendremos el dinero suficiente para lograr dos objetivos muy importantes que todas las personas necesitamos tener:

1. No gastar más de lo que ganamos

2. Ahorrar la décima parte de lo que ganamos.

Fuente

"El hombre más rico de Babilonia" publicado en 1926 por George S. Clason

Imagen

Free-Photos from Pixabay

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.