Blog

Consumo y consumismo en las crisis económicas

Durante las crisis económicas el comportamiento generalizado de la población es evitar consumo y aumentar el ahorro. Irónicamente eso agudiza las crisis al reducirse la actividad del mercado, pero es un comportamiento racional: si el dinero escaseará es mejor reducir el consumo de producto y servicios que no son indispensables.

Sin embargo hay personas que el estrés que les causan las crisis económicas aumenta su consumo de forma importante, aunque esto puede deberse a diferentes razones:


¿Qué es el consumismo?

Se entiende por consumismo como una actividad humana que ser rige por el consumo de productos y servicios como una vía de realización personal y búsqueda de la felicidad. Su eje principal es la búsqueda del prestigio a través de marcas y productos de mayor costo que los demás.

Pero es una conducta consciente, las personas son consumistas por intención propia, aunque en el fondo están buscando satisfacer una necesidad interior de reconocimiento y aceptación social.

El cosumismo puede sin embargo a llegar a casos graves. Se le conoce como Oniomanía, que define un trastorno psicológico que consiste en un deseo irrefrenable por comprar, aunque lo que lo adquirido no sea necesario.

Es difícil marcar la diferencia entre la persona que gusta de gastar como una manera de expresión de su ser, de la otra que oculta en esa acción un problema depresivo grave le llevará a otros problemas de índole económica.

La persona que sólo gusta de gastar y que en ocasiones toma decisiones irresponsables que le llevan a endeudarse innecesariamente, sólo tiene un problema de educación financiera y poco interés por reconocerlo. Piensa que alguien más le va a resolver su problema (sus padres, o su pareja).

A esta persona más que adicta a las compras se le puede definir como consumista, es decir una persona que muestra una tendencia inmoderada a adquirir, gastar o consumir bienes, no siempre necesarios.

Las personas consumistas forman parte de una sociedad de consumo, en donde la propuesta fundamental es realizarse o expresar su modo de ser a través de los productos que posee. Es un pensamiento dominante principalmente en la publicidad y la mercadotecnia que mucha gente toma como su realidad ya sea porque tiene el poder económico para hacerlo o porque quiere aparentarlo ante los demás.

Aunque desde el punto de vista económico no es una tendencia que ayude a la mayoría de quienes lo practican a mejorar su bienestar (en el sentido de incrementar su patrimonio para lograr libertad financiera), no se puede decir que sea parte de un padecimiento psicológico grave, es sólo una manera de ser; muy difundida, por cierto.


El adicto a las compras

El adicto a las compras, no muestra una tendencia -como el consumista-, sino un deseo irrefrenable por comprar. Es un padecimiento psicológico que requiere el apoyo de un especialista para que le ayude a seguir los pasos de quien sufren este padecimiento para salir de la adicción.

La adicción a las compras está usualmente asociada a trastornos depresivos asociados con baja autoestima.

La acción de comprar genera una satisfacción inmediata, asociada una sensación de triunfo que tiene dos efectos: aleja la mente de los problemas, la compra por sí misma se convierte en una especie de trofeo.

Estos efectos estimulan la adicción en un claro círculo vicioso, entre más problemas tenga una persona, más necesidad de experimentar una sensación de triunfo se hace necesaria, lo que motiva una compra una y otra vez

El inconveniente es que, al ser una decisión compulsiva, los argumentos racionales no juegan ningún papel en este proceso, por lo que esas compras pueden llevar a la ruina económica, un problema que, aunque se sabe, no se puede evitar.

Lo que nos debe mantener alerta es lo que dice este vídeo, cuando la crisis económica llegó a España y con eso una ola de desempleo, la adicción a las compras aumentó, por lo tanto, es una alerta al que debemos estar atentos en estos tiempos que en México estamos viviendo.

Tanto el adicto a las compras, como el consumista necesita de ayuda profesional porque su actitud no está relacionada estrechamente con el conocimiento de las finanzas, sino por motivos internos que le lleva a tener conductas que dañan su situación financiera son poderlo evitar.


Consumo no es consumismo

Pero en periodos de crisis el consumo no siempre tiene que ver con comportamientos subconscientes. También hay personas que aumentan su consumo de forma racional y planificada y sus motivos pueden tener sólidas razones financieras.

Consumo por oportunidad- Expertos en finanzas saben muy bien que las crisis económicas surgen grandes oportunidades. Los precios de muchos productos, bienes y servicios bajan y estas personas buscan aprovecharlo. Este tipo de personas consumen más en tiempos de crisis porque saben que esto incrementará su fortuna

Consumo por solidaridad- Aunque este fenómeno se da en menor medida, también hay personas que están conscientes que la sociedad necesita reactivarse para que su propia economía no resulte afectada y decide salir de compras para mitigar en su rango de influencia y posibilidades el impacto económico de las crisis.

Consumo por temor a la inflación- Hay personas que deciden consumir porque temen que su dinero se devalúe y pierda poder adquisitivo. Estas personas hacen compras selectivas de productos que pueden subir de precio y conservar su valor en el paso del tiempo. Son micro inversiones en recursos que podrían definirse como activos refugio, aunque estos sean cajas de acetite comestible o sacos de azúcar.


La clave esta en el consumo razonado

Como se puede consumir no es una actividad que por si misma deba descalificarse, hay razones y motivos subconscientes para que este fenómeno ocurra. Nuestra tarea es desentrañar nuestra conducta para llevarla por la ruta de la rentabilidad. Y esto requiere un esfuerzo especial que nadie nos obliga a hacer y que consiste en revisar de forma sistemática nuestras finanzas, controlar y hacer más eficiente nuestros gastos y tomar decisiones que incrementen nuestro patrimonio

También puedes leer:

Dinero y finanzas fáciles

La deuda como dolor emocional: consumidores anónimos

El consejo más valioso del mejor libro sobre finanzas

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.