Blog

Consolidar tus créditos para no perder el control

Quien ha cultivado, podado y mantenido a raya una buganvilia, ha aprendido los pasos básicos para controlar un crédito.

Son tan semejantes: bien controladas y con suficiente liquidez darán belleza, frescura y distinción al hogar. Pero apenas las descuidamos empiezan a crecer de forma desordenada, con ramas espinosas que afean el entorno, oscurecen el lugar, nos lastiman y terminan creciendo tanto que exigen demasiada liquidez para subsistir.

Tanto los créditos como las buganvilias requieren de una mano firme para que estén a nuestro servicio y nos den bienestar. Pero seamos sinceros, no siempre ha sido posible y es posible que en alguna ocasión tanto nuestras buganvilias como nuestros créditos se han convertido en verdaderos monstruos que tarde o temprano tendremos que afrontar.

El descontrol en los créditos no siempre es visible

Y es aquí donde se dan la gran diferencia. Con una buganvilia está muy claro lo que se debe de hacer: podarla para mantenerla justo del tamaño que nos hará agradable el ambiente. Sin embargo, con los créditos la solución nunca es evidente. Incluso el problema mismo puede no hacerse presente casi nunca, sólo cuando abrimos nuestros estados de cuenta y nos vamos percatando de que nuestra situación de deudas es cada vez más grande y alarmante.

SI estás en esa situación, aunque los bancos y las casas de almacén aun no te llaman por pagos atrasados, y sabes que tus ingresos ya no son suficientes para pagar todas las deudas cada mes, es momento de evitar que el monstruo siga creciendo.

¿Por qué es un buen momento? Simplemente porque, aunque tu calificación o score de credito ya está en alerta, tu buró de crédito aun no presenta problemas pues vas al corriente en tus pagos.

Los expertos en calcular riesgos de créditos aplican criterios y algoritmos que les permite definir cuál es el límite de una persona en donde ya no podrá pagar sus deudas y caerá en problemas de impagos. Las personas que se encuentran en la situación de estar pagando sus deudas, pero cada vez cuentan con menos liquidez, están al borde de este límite, si no es que ya lo rebasaron.

Consolidación de créditos

La solución para este tipo de problemas es la consolidación de deudas, es decir de unificar todas las deudas que se tienen con diferentes empresas, para concentrarlas con un solo otorgante de crédito que nos ofrezca las mejores condiciones posibles en cuánto a tasas de interés y plazos de pago.

Lo que se debe hacer es cuantificar en una lista todas las deudas con la tasa de interés contratada. En el caso de las tarjetas de crédito, si se están pagando los créditos, el estado de cuenta refleja el interés anualizado que se está pagando y el CAT. Es conveniente tomar éste último. Cuando se hace este ejercicio, las personas hacen consciente lo costoso que es pagar saldos mínimos en la tarjeta, pues las tasas de tarjetas de crédito son usualmente altas, así como la de la mayoría de las tiendas de almacén.

Una vez hecho ese listado, se podrá acudir a diferentes instituciones de crédito para solicitar que les ayuden a resolver este problema con un crédito para consolidar todas sus deudas. Hay otorgantes de crédito que están enfocados, o tienen áreas especializadas, en este tipo de crédito

La CONSUSEF escribe al respecto:

"Una buena forma de concentrar tus deudas es por medio de la consolidación, es decir, reuniendo en uno la deuda de varios plásticos. Seguramente te estás preguntando cómo hacer esto. La mayoría de las veces ocurre por invitación del banco, que te propone un plan financiero en el que unifica todas tus deudas en un solo crédito. Las ventajas de ese nuevo préstamo pueden ser:

• Una tasa de interés más baja que las de tus deudas por separado, lo que significa que tu deuda crecerá a un ritmo menor.

• En lugar de hacer muchos pagos al mes, pagas una sola cuota mensual más reducida, aunque en ese caso aumentaría el plazo que tienes para liquidar tu deuda."

Recomendación

SI no recibes invitación, no está de más intentarlo con diferentes bancos y otorgantes de crédito. El negocio de este tipo de empresas no está en el embargo de bienes y contratación de despachos de cobranza para presionar al consumidor para que realice el pago de su deuda. Su verdadero negocio es obtener un beneficio económico por otorgar créditos, que sean pagados en tiempo.

Las opciones han crecido mucho en lo las últimas fechas tanto con otorgantes de crédito tradicionales como de Fintech e instituciones. Ahora es un buen momento porque las instituciones financieras están conscientes de que una gran número de personas se encuentra ante retos financieros provocados por la crisis económica y el Banco de México ha dado recursos para apoyar en este tipo de renegociaciones.

Si logras consolidar tus deudas habrás dado un paso importante para salir de ellas. Por eso se debe entender que no es conveniente contratar nuevas deudas hasta que se haya liquidado éste, así se tengan varios años sin crédito.

Hay casos de personas que consolidan sus deudas y piensan que su problema está resuelto, de modo que siguen comprando con los mismo hábitos de consumo y uso del crédito de modo que en unas semanas su situación vuelve a estar complicada, pero en peores circunstancias porque el monto de la deuda aumenta.

La clave es la disciplina, mantener un porcentaje exclusivamente destinado al pago de la deuda y concentrar el resto de los ingresos a la adquisición de bienes y servicios destinados a la sobre vivencia y a las prioridades que definamos de la vida.

Recuerda que la regla básica para la creación del patrimonio es nunca gastar más de lo que se gana.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.