Blog

Cómo ser una persona que se adelante a los hechos

La predicción nos ayuda a sobrevivir

Una de las características inevitables de la vida es la incertidumbre: lo única seguridad que podemos tener es que no sabemos exactamente lo qué ocurrirá en el futuro. En casi todos los ámbitos de nuestra existencia, casi todos los pronósticos fallan: lo del clima, los de la economía, incluso los resultados deportivos.

Nadie puede estar seguro de lo que ocurrirá mañana, pero el saberlo es una necesidad para determinar cómo vestiremos, lo que podemos hacer y lo que no. Desde el nacimiento de la humanidad esta incertidumbre nos ha llevado a esforzarnos para evitar que los cambios nos tomen por sorpresa. La predicción es un tema fundamental en nuestra existencia pues se trata de un asunto de supervivencia. Es tan importante que, como explican los neurocientíficos, el cerebro humano es una máquina predictiva que se anticipa por instantes a lo que ocurrirá y esta predicción ha sido clave para salvarnos la vida.

Si vemos las cosas desde una perspectiva lejana hay cosas que tenemos la certeza que ocurrirán: el día precede a la noche, las estaciones del año, la secuencia de los años, todos los organismos que actualmente están vivos perecerán sin poderlo evitar, entre ellos cada uno de nosotros.

El problema es que esta visión generalizada no es suficiente. Necesitamos más detalles. Hay cosas que no serviría mucho saber, pero es muy difícil predecirlas, por ejemplo, no sabemos cuándo moriremos, si lloverá mañana, si nuestras condiciones de trabajo prevalecerán, si nuestra pareja nos amará mientras viva. El tema es especialmente importante en las finanzas, a todos nos gustaría saber cual es la mejor inversión que nos de mejores rendimientos, el negocio más rentable, el trabajo donde ascenderíamos más, que productos subirán de precio que podamos comprar de forma anticipada.

Lo que dicen las ciencias exactas

Aunque para los científicos de las ciencias exactas si es posible ir al futuro, no es aún realizable porque no contamos con la tecnología que nos lleve al futuro y mucho menos que nos regrese al presente, que sería volver al pasado.

A través de la estadística y el análisis de datos se han logrado desarrollar fórmulas que hacen modelos predictivos a menudo muy exactos en donde todos los futuros posibles se analizan y se las otorga una probabilidad de que ocurran.

Muchas empresas utilizan estos modelos predictivos para adelantarse a las necesidades del consumo del cliente y el ciclo de vida de un producto, pero esta compleja tecnología no nos sirve, por ejemplo, para asegurar cuál es la inversión que dará mejores rendimientos, sólo se tienen probabilidades y en no pocas ocasiones ocurre lo inesperado.

Lo que dicen las ciencias sociales

Para la administración pública la predicción de los acontecimientos es fundamental, ya que el mejor servicio público es el que se entrega al momento en que se requiere.

En este campo los científicos han desarrollado una disciplina que se le conoce como Prospectiva y en algunos casos Futurología. Sus análisis no difieren mucho de las ciencias exactas, incluso utilizan sus herramientas, pero estos científicos aclaran que sus predicciones no pueden definirse como científicas porque no hay certeza de que se cumplan.

Básicamente lo que hacen es desarrollar todos los escenarios posibles y tomar previsiones de lo que harían en caso de que ocurrieran, por supuesto tomando como base las probabilidades, pero no ignorando ninguna.

Lo que dicen las ciencias de la mente

En este campo hay dos campos de estudio

El de la neurociencia que, gracias a la tecnología ha avanzado mucho en el conocimiento del cerebro. Un hallazgo importante, además de que el cerebro es una máquina de predicción que explicamos al principio de este post, es que se ha encontrado que lo que percibimos de forma consciente es apenas una pequeña fracción de información de lo que el cerebro procesa de forma no consciente.

Hay una inmensa cantidad de información que poseemos de la que no estamos conscientes ¿qué hacemos con ella? Nos sirve por ejemplo para calcular sin pensar la elevación que tenemos que hacer con el pie para subir escalones, para respirar y para que nuestros anticuerpos reaccionen ante posibles amenazas, entre miles de actividades más que cada uno de nosotros no decide de forma consciente.

El otro campo de estudio es el de la psicología, en donde hay muchas corrientes. Una de las más interesantes es la que estudia el inconsciente colectivo, cantidades inmensurables de información que están al alcance de nuestras mentes si contamos con la manera, ya se cultural o sensible, para conectarse con esa información.

Si unimos estos avances, podemos comprender que hay información a la que podríamos tener acceso que nos ayudaría a predecir los acontecimientos de una forma que explicaremos más adelante.

Como adelantarse a los hechos

Más allá de lo que no somos capaces de explicar, se puede decir que podemos desarrollar un modelo predictivo para ayudarnos en las decisiones que tenemos que tomar en el futuro

Para ello los expertos en prospectiva aconsejan es trabajar en responder a estas preguntas

- ¿Cómo estoy o dónde estoy?

- ¿De dónde vengo?

- ¿Hacia dónde quiero ir?

- ¿Qué voy a hacer para lograrlo?

- ¿Cómo lo voy a hacer?

- ¿Cómo lo voy a evaluar?

Una vez que se responden estas preguntas se deben analizar el contexto. Existen circunstancias que pueden modificar nuestros objetivos personales. La circunstancia está estrechamente relacionada con el momento en que vivimos y aunque es posible que no tengamos las respuestas posibles es importante intentar responderlas.

Las preguntas para responder son:

- ¿Cuál es mi circunstancia?

- ¿De dónde viene?

- ¿Hacia dónde va?

- ¿Hacia dónde quiero que vaya?

- ¿Qué puedo hacer para modificarla?

- ¿Cómo lo puedo hacer este cambio?

- ¿Cómo lo voy a evaluar?

Trabajar en las respuestas a estas preguntas puede ser un trabajo muy complejo y de alta precisión. En el ámbito personal se convertiría en el principal proyecto de todos, una tarea necesaria en la que sugerimos profundizar siguiendo esta propuesta de Yuri Serbelov.

Adicional a esto hay una alternativa que podría ser muy atractiva. Se trate de entrenar a nuestro cerebro para la virtud que tiene de sistematizar el conocimiento, a través de la práctica frecuente, para responder a estas preguntas de forma sistemática cada vez que tenemos que tomar una decisión. Se trata de ensayar las respuestas una y otra vez hasta que el conocimiento del método se asimile y forme parte de nuestro análisis.

En este contexto no debemos olvidar lo que explicamos de la información no consciente que poseemos o podemos poseer que puede ser inmensa y de alto valor. Esto significa que debemos confiar en nuestras emociones y sentimientos para hacer este análisis porque sabemos que hay más conocimiento del que tenemos consciente.

Convertirse en una persona visionaria lleva tiempo, práctica, pero sobre todo análisis. No podemos pensar en ser predictivos si no contamos con información suficiente. El conocimiento y la información son clave para poder desarrollar un pensamiento sistemático que permite inferir escenarios realistas que ayuden a ser predicciones acertadas.

Tampoco podemos jactarnos de tener la seguridad de lograrlo porque ni siendo rigurosos en las estadísticas tendremos la certeza de cómo ocurrirán las cosas.

Predice tus finanzas

Las finanzas son números y porcentajes, es muy útil e importante analizar nuestros números financieros para desarrollar este modelo, además de que nos ayudará a mejorar nuestro patrimonio.

Ocurre de forma muy frecuente que a pesar de que estamos conscientes de que sabemos que habrá cambios y, sin embargo, no nos preparamos para ello. Esto ocurre porque, entre muchas razones, las personas, especialmente los que cuentan con estudios universitarios, tienden a ser optimistas respecto al futuro de sus finanzas personales. Esta esperanza hace sentir a las personas que cuando estos cambios ocurran contarán con los recursos suficientes para responder a las nuevas necesidades.

Pero esto no siempre es así. Incluso cuando los ingresos crecen esta tendencia hacia el optimismo hace que las personas se endeuden más y adquieran productos y servicios más costosos, por lo que el ahorro de dinero cuando los cambios ocurran, se dejan para otro momento.

Sin embargo, hay personas que por su habilidad para el ahorro si logran reservar dinero para estar preparados para estos cambios, sin importar su nivel de ingresos, lo que es el mejor testimonio de que sí se puede tener una previsión financiera.

Los consejeros en finanzas han encontrado que quienes se preparan para estos cambios económicos son precisamente las personas que tienen mayores información y conocimiento financiero con lo que desarrollan la capacidad de hacer crecer su patrimonio, por lo que la obtención de la mayor información posible es clave para tener éxito.

También recomendamos leerr:

De como el crédito ayuda a preever el estado de la economía

El consejo que permitió convertirse a un hombre en el más rico de su ciudad

Cómo predecir el futuro

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.