Blog

Cómo sacar provecho de los bancos

Vivir de las rentas

Tengo un familiar que vive con mucha comodidad a sus 70 años. Lleva 5 años de no trabajar y su nivel de vida se ha ido mejorando con el paso de los años. Esto gracias a que es propietario de 5 casas, además de la suya, de cuyas rentas recibe un ingreso superior a cualquier plan de jubilación al que podía aspirar.

Es, sin duda, una persona trabajadora pero lo que más recuerdo de él, cuando sus hijos eran pequeños, es que buscaba sin cesar ofertas y mejores precios en supermercados y almacenes. En ese entonces se sabía los precios de memoria de todo lo que compraba y era capaz de ir a diferentes supermercados para comprar lo más barato en cada uno de ellos.

Sentados en el jardín de su enorme casa, mirando el escenario de un bosque de inmensos árboles, le pregunté:

-¿Lograste todo esto gracias a tu afán de por buscar siempre mejores precios?

Soltó y respondió que no agitando el dedo índice de su mano derecha, mientras decía:

-No por supuesto -contestó-. Eso fue una locura en mi juventud. Corría por todos lados pero lo que ahorraba era tan poco que nunca hizo una diferencia realmente, aunque en ese momento aprendí la importancia de vivir con los menos gastos posibles. Y esto no es fácil cuando tienes hijos en la escuela. En realidad cuando ellos egresaron de sus carreras fue cuando mi vida empezó a mejorar notablemente

-¿Cuál es tu secreto?-le pregunté-.

-No sé cómo definirlo. Sólo busqué la forma de ganar más dinero con la suma que dejé de pagar cuando mis chicos salieron de la escuela. Primero comprando y vendiendo autos y usados y luego cuando tuve para un enganche comprando casas a crédito.

Pensó un rato más y luego agregó

.Creo que el secreto es tener un captial para reinvertir y hacerlo crecer constantemente.

La fórmula del éxito: el crédito y la disciplina

Su fórmula parece tan simple que hasta perece fácil de hacer por cualquiera: ahorrar, invertir y reinvertir

Pero no es así, la experiencia demuestra que sólo unos cuantos se dedican con convicción y entrega a hacer crecer su capital.

Su decisión fue ahorrar el dinero que gastaba en las escuelas de sus hijos e invertir ese dinero en proyectos productivos. Empezó por supuesto con autos económicos, los compraba a conocidos al mejor precio posible. Cómo le gusta la mecánica los arreglaba para que mejoraran su aspecto y funcionamiento. Luego los vendía. Con el dinero obtenido, más la suma ahorrada mensualmente, compraba un auto de mejor calidad. Luego fueron dos autos que iban mejorando en cuanto a valor y años de uso.

Cuando tuvo el capital suficiente para dar un enganche para una casa. Vendió sus autos y compró una casa a crédito muy económica en las orillas de la ciudad. Los fines de semana se iba a arreglarla también, del mismo modo que hacía con sus autos. Ponía cercas de metal, arreglaba el jardín, lámparas y techos ligeros para la entrada.

Compró una pequeña cocineta y se aseguró que los baños funcionaran y no tuvieran fugas ni desperdicios de agua. Cuando terminó de hacerlo, puso un letrero en la ventana para rentarla. Los vecinos le recomendaron a su primer inquilino el mismo día que la anunció. A todo mundo le gustaba como se veía su casa.

"En ese momento -me explicó- me sentí incómodo pues ya no tenía nada que hacer. Así que me senté a hacer cuentas. Descubrí que si hacía pagos por adelantado podía ahorrar una cantidad importante de intereses y ser dueño totalmente de la casa."

Para lograr su objetivo no perdió el hábito de guardar el dinero de la colegiatura de sus hijos, de modo que ahora tenía por decirlo así tres ingresos "extras" a su salario normal, las colegiaturas de sus hijos (que él consideraba como extra, siguiendo la máxima de que un dinero ahorrado es un dinero ganado dos veces) y lo que recibía de renta. La suma de estos tres ingresos, más lo que pudiera ahorrar lo llevaba al banco para hacer pagos adelantados. Tardó cinco años en lugar de treinta para liquidar el primer préstamo.

A los bancos les gustaba su proyecto

La sorpresa fue que, cuando hizo el último pago, el mismo funcionario del banco le ofreció otro préstamo hipotecario por su "excelente comportamiento de pago". Así que repitió el proceso. Ahorro para el enganche de otra casa, la arregló y la rentó. Hizo esto una y otra vez hasta adquirir cinco casas que tiene en renta.

Su proyecto de inversión duró 20 años. Empezó a los 45 y al cumplir los 65 años se retiró de trabajar. Pero sus ingresos ya eran mayores que lo que recibía de sueldo. Además de que ahora ya no se ve en la obligación de ahorrar.

-"Podría seguir, así hasta morir -me confesó-, pero mi esposa me hizo ver que era momento de disfrutar a los nietos y la vida, pues el tiempo que nos queda es poco".

-Pero si no trabajas, puedes estar con tu familia sin retirarte del negocio -le repliqué- Entonces volvió a soltar una carcajada.

-Tienes razón esto se convierte, cuando aprendes, en un juego lo disfrutas porque los riesgos son bajos. La verdad es que te he dicho una verdad a medias. Es suficiente con las casas que he comprado, por mi edad ya no me dan créditos hipotecarios. Así que he estado pensando en otras oportundiades, los locales comerciales los tengo en la mira, son más caros, pero el retorno de inversión es más seguro y rápido.

-¿Cómo lo harás sin créditos?

-No puedo hacer este negocio sin apoyo de los bancos Hay otro tipo de créditos en donde doy en garantía mis casas, el interés es más alto, pero estoy buscando oportunidades para no romper la fórmula de que el pago siempre sea una pequeña parte de mis ingresos.

-Conoces bien lo que los bancos pueden ofrecerte -le dije

-Sin duda, aprendí que los consejos de sus ejecutivos debes filtrarlos porque ellos buscan hacer rentable su negocio y yo también. No me hacen un favor, sino que hacemos un negocio y al verlo de esta forma me ha ayudado a buscar el justo medio, el equilibrio en donde ambos ganemos con estos proyectos.

-Por ejemplo, cuando me enteré que mi edad era un obstáculo para obtener créditos, entendí que era el momento de hacer una empresa e integar a mis hijos como socios. Esto me permitió buscar otro tipo de beneficios fiscales y oportundades financieras. Creo que estoy listo para otro nivel de negocio.

La libertad financiera se construye

-Uno no puede dejar de admirar a las presonas que saben construir su patrimonio, con paciencia pero con orden y disciplina. Cuando uno lo mira ahora con sus autos nuevos y su permanete buen humor, puede uno pensar que la vida se la hizo fácil, pero no es así. Me tocó verlo desvelarse por su trabajo, ahorrar hasta centavos en transporte para pagar las colegiaturas de sus hijos y privarse de muchas cosas para alcanzar sus objetivos.

La lección es clara, si tienes el enfoque y mantienes la disciplina, el éxit para alcanzar la libertad financiera sacando provecho de las oportundiades está más cerca de lo que imaginas.

También puedes leer:

Los bancos más sancionados de México

Mentalidad de riqueza

Consejos de finanzas personales para mejorar tu economía

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.