Blog

Cómo pagar deudas grandes

Las razones por las que las personas caemos en deudas grandes e inmanejables pueden ser diversas, pero la experiencia ha mostrado que la razón principal está oculta en las profundidades de nuestra psicología y esa oscuridad continua cuando pensamos en cómo pagarla.

Por supuesto que hay razones de peso que nos sacan de control. La crisis económica que ha implicado la pandemia ha afectado las finanzas de todo mundo y eso hizo que todos hayamos perdido el equilibrio.

Pero hay otra razón adicional, además de la pérdida o la caída de ingresos: una deuda grande es de por si ya un factor de riesgo, sin que consideremos los factores externos.

¿Qué es una deuda grande?

El término grande es muy subjetivo, lo grande puede ser pequeño para otros, por ello tenemos que tener un criterio que nos permita definir cuando las deudas se salieron de control.

Para definir si tu deuda ha crecido a niveles que son de riesgo, sugerimos los siguientes dos criterios:

Deber más de lo que tienes

El tema parece trivial, pero no lo es. Cuando tomas un crédito estás consumiendo un bien o servicio. Si sólo estas consumiendo servicios y productos que no ganan valor, no estas construyendo un patrimonio y tus deudas serán más grandes de lo que tienes. La forma de saberlo es muy sencilla: suma todo lo que tienes a lo que le puedas asignar valor: joyas, autos, casa, negocio. Luego en otra lista suma todas tus deudas. Si tus deudas superan en valor lo que tienes se puede decir que tienes un problema con deudas grandes.

A este hecho se le puede contraatacar con el argumento de los créditos hipotecarios. Para la mayoría de nosotros nos prestan una cantidad que nadie tiene. Desde esta perspectiva todos los que tenga una hipoteca caerían en la categoría de "problema con deudas grandes", pero no es así, a la suma de lo que se tiene que se le conoce como "activo" se debe sumar el valor actual de la casa. La regla general indica que los bienes inmuebles crecen con el tiempo, por lo que el valor de la deuda, aun cuando se esté pagando muy poco de capital, debería ser mayor que la hipoteca. Si no es así es probable que hayamos hecho una mala compra o que estemos asignando un valor muy bajo.

Pagar más de la tercera parte de tu sueldo

Este segundo criterio es complementario, pero importante. Aunque es posible que seas una persona muy organizada que temporalmente haya decidido sacrificar sus gastos para pagar una deuda, esta decisión solo puede durar un periodo corto de tiempo. La vida nos exige gastos básicos en alimento vivienda, educación y emergencias. Y esto nos ocupa a veces todo nuestro sueldo. Cuando pedimos un crédito debemos considerar que nuestro ingreso se reducirá para pagar ese crédito y esta reducción no debe exceder el 30% de todos tus créditos.

Si eres totalero en pagos de tarjeta de crédito, puedes no considerar este pago como crédito pues en realidad estás administrando tu flujo de dinero, pero cualquier otro pago de crédito debes sumarlo.

Si estas pagando más de esta cantidad estas en un problema de deudas, que si le agregas el punto uno podrás definir por ti mismo qué tan grande es.

El manejo emocional de una deuda grande

Lo primero que se debe reconocer es que estamos ante un problema muy importante que requeiere de toda nuestra concentración, reconocimiento y disposición.

Debido a estas profundas razones psicológicas que nos llevan a endeudarnos, requerimos también de herramientas emocionales que nos permita salir de deudas. No es suficiente con hacer un plan basado en números crudos y cabeza fría, pues esas motivaciones ocultas nos podrían llevar a auto sabotearnos y a no cumplir con nuestros objetivos.

Pero si queremos considerar también lo emocional, hay que tomar en cuenta las diversas investigaciones que se han realizado al respecto, específicamente para definir cuál es el mejor camino para mantenernos motivados en salir de deudas

Remi Trudel lo escribe claramente en Harvard Business Review:

“Nuestros hallazgos podrían servir de argumento en contra de la unir las deudas en una sola, más grande, ya que esto puede ser desalentador y podría ralentizar el progreso en el pago. ´Pagar la deuda más pequeña primero: es una estrategia sencilla que puede ser fácilmente comunicada y aplicarse fácilmente”.

La razón es simple, en un entorno donde estamos haciendo sacrificios por renunciar a gastos que antes creíamos imposibles, necesitamos constatar lo antes posible que estamos yendo por el camino correcto y el liquidar una deuda pequeña nos dará ese sentimiento de victoria que estamos necesitando.

Seguir un plan racional

Algo que se puede aprender del análisis que hicimos sobre Reparadoras de Crédito es que todas tienen un sistema para pagar las deudas. Por un lado buscan negociar con las empresas deudoras, pero por otra parte van creando un plan de ahorro para poder tener dinero para pagar las deudas. Se trata de sentarse a analizar con la frialdad de los números y ausencia de emociones cuál es la mejor opción

Esto es un caso extremo, porque implica caer en impagos que pueden afectar nuestro historial por años, además de que tendremos encima a las agencias de cobranza. Lo mejor es acercarse a los otorgantes de crédito y negociar. Actualmente por la crisis están buscando crear planes accesibles de pago que pueden ser de gran utilidad.

Si las deudas son varias lo que aconseja el experto de Harvard, que citamos antes, es empezar por liquidar la deuda más pequeña) y una vez así se va avanzando en las siguientes deudas.

Consolidar deudas

Dedicamos un post completo para hacer este ejercicio con una sola institución. Se trata básicamente de encontrar un otorgante de crédito que nos permita reunir todas las deudas para crear un plan a largo plazo para ir pagando la deuda en montos que podamos cumplir, aunque debemos estar conscientes que a larga terminaremos pagando más por los intereses

Lo que debe quedar claro es que tenemos que destinar una parte importante de nuestros ingresos para resolver este problema

Caída de ingresos

En fechas como las que vivimos ahora, no es extraño que las personas estemos sufriendo una caída importante de ingresos. Paralelamente a lo que hemos sugerido debemos estar conscientes que ésta es la razón del problema. Sin duda no paramos de buscar resolver este problema, por lo que sobra mencionarlo. Lo que se debe reconocer es que una condición para obtener el crédito era que lo pagaríamos con ingresos futuros, lo cual dejó de ser posible. En este sentido cobra especial importancia el criterio que mencionamos antes de valorar lo que tenemos. Si nuestros ingresos han caído es válido preguntarse si aquello que compramos a crédito debemos de conservarlo o nos servirá para salir de deudas. Sabemos que es una medida dolorosa, pero los números fríos deben señalarnos que nos ayudará a resolver este reto.

También puedes leer

La importancia de conocer el valor real de tu patrimonio

Cómo checar si estoy en el buró de crédito

Como salí rápido de deudas

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.