Blog

Cómo obtener dinero según la ciencia

Hacerse rico es un sueño compartido de muchas personas, pero la realidad demuestra que la riqueza rápida es una especie de contradicción, ya que las personas que logran con un golpe de suerte para hacerse ricos, también pierden su fortuna fácilmente.

El dinero es energía y debe administrarse para que no fluya hacia otra parte, sino lo usamos o bien reducir el gasto si no es suficiente. Los expertos en finanzas afirman una y otra vez que no importa cuánto ganas, si no controlas lo que gastas. La clave para construir un patrimonio está en el ahorro, en guardar dinero, aunque tus ingresos sean magros.

Pero para lograr este objetivo, lo primero que se debe hacer es un análisis de tus ingresos y gastos, para determinar lo que puedes lograr.

Objetivos alcanzables

Las crisis cambian todos nuestros planes financieros y terminamos por navegar sin objetivos. Esto ocurre porque generalmente queremos lograr grandes metas en un plazo muy corto de tiempo. Un año, por ejemplo, es poco tiempo para corregir el no haber aprovechado nuestras oportunidades económicas para mejorar el patrimonio, pero esto no quiere decir que debamos esperar toda la vida.

Si realmente quieres cambiar tu situación financiera cambia el enfoque y piensa en metas modestas pero fáciles de alcanzar en un periodo de tiempo breve. Varios estudios científicos han demostrado que, si uno se impone objetivos pequeños, es más fácil alcanzar resultados que poniéndose grandes objetivos

Créditos que puedas pagar

Digamos por ejemplo que te propones reducir el valor de tus créditos que ha venido aumentado con el tiempo, especialmente de tu tarjeta de crédito. Si quieres cortar las deudas de forma acelerada te verías obligado a apretarte el cinturón a un grado insoportable, vivir con la menor cantidad de dinero y hacer muchos sacrificios que terminarán por perder la motivación y provocar una especie de efecto rebote en tus deudas, provocando que la abstinencia te haga susceptible de hacer más gastos y por consecuencia contraer más prestamos y aumentar tu nivel de deuda.

Lo mejor es ponerse metas pequeñas pero constantes, por ejemplo, pagar la deuda con más altos intereses primero, que muy probablemente sería el de una tarjeta de crédito o si esto es también difícil, entonces decidirse por pagar lo más pronto posible la deuda más pequeña, que puede ser el crédito de una tienda departamental. Si el retraso ya es importante la primera meta sería ponerse al corriente en todas las deudas.

Construir objetivos con metas pequeñas nos da una motivación mayor que querer resolver todo de un solo golpe, la clave está en que cuando construyamos nuestro objetivo lo hagamos con la convicción de que será posible lograrlo.

Mide tus logros

El objetivo también puede ser genérico, pero en metas que se puedan medir y que sean desde un principio alcanzables. La economía actual, por ejemplo, implica muchos retos no sólo por la inflación que reduce automáticamente nuestros sueldos. Los intereses son más altos y las cosas también, por lo que será más difícil lograr muchas metas. Sin embargo, el riesgo más grande es ver disminuidos nuestros ingresos de forma total o parcial, ya sea por un recorte de personal que nos alcance o porque parte de nuestro sueldo es por bonos o comisiones, lo que hace factible que este año sea más difícil que otros.

En este caso nuestro objetivo sería reducir los gastos a lo indispensable, controlar las deudas y lograr crear un fondo de emergencia para estar prevenidos para cualquier situación. Aunque el objetivo es genérico se puede plantear por metas pequeñas, aumentando los pagos de tarjeta de crédito y reduciendo su consumo hasta lograr ser totaleros y tener un margen que pueda ser ahorrado. Para lograr este objetivo se requiere hacer un presupuesto, pero valdrá la pena el esfuerzo

Siempre busca saldo a favor, es el único camino

Si ya tenemos controladas nuestras deudas y optimizado las finanzas personales, nuestras metas pueden ser más ambiciosas, pero también deben ser pequeñas para que nos motiven y no las abandonemos. Por ejemplo es el momento de empezar a ahorrar aprendiendo a invertir y no dejando que nuestro dinero se quede en inversiones comunes cuyos rendimientos pueden ser menores que la inflación. Se puede establecer un plan de ahorro donde parte de este ahorro vaya a inversiones más riesgosas, pero que nos permita aprender a hacerlo. Por supuesto deben de ser cantidades que no pongan en peligro nuestro patrimonio ya que una mala decisión puede tener un efecto dominó en nuestras finanzas personales.

Una meta interesante sería, por ejemplo, lograr reunir el dinero y las condiciones necesariaso para adquirir un crédito hipotecario, justo para estar listos cuando haya oportunidades porque la crisis bajará el valor de los inmuebles y la oferta aumentara. EL tiempo es suficiente para revisar nuestro reporte de crédito en buró de crédito y el score o calificación crediticia, de modo que tengamos tiempo para prepararnos a tomar el mejor crédito cuando ya hayamos reunido el dinero suficiente para un enganche

Cualquiera que sea tus objetivos, si son alcanzables y motivadores, lograrás estar mejor de lo que ahora estás y esto sería lo suficientemente estimulante para lograr cambios radicales en su vida.

Un sabio oriental dijo hace más de 2500 años que un camino de mil millas comienza con el primer paso, un conocimiento milenario que ha perdurado justamente porque ha sido útil para muchas personas, si quieres llegar lejos es tiempo de dar tu primer paso.

También puedes leer:

Dinero fácil

Cómo generar dinero con minimalismo

Dinero y finanzas fáciles

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.