Blog

Cómo invertir mi dinero

La palabra invertir está relacionada con el cambio, no necesariamente con la rentabilidad, aunque sea la ganancia lo que nos motiva a buscar un cambio en el proceso que sigue nuestro dinero.

Eso hace que sea confuso definir cuando hacemos una buena inversión, porque en realidad no lo sabemos con certeza. Podemos invertir gastando nuestro dinero en un viaje. Entonces podemos decir que le dimos sentido a un sueño de nuestra vida. O al comprar un bien que tendrá una vida de uso duradera entonces podemos asegurar que aprovechamos bien nuestro dinero.

Pero también podemos invertir en un negocio y perderlo todo. No por eso podemos decir que lo que hicimos no fue una inversión, lo fue, aunque haya sido mala por que hicimos un cambio en el uso del dinero para emplearlo en otro objetivo

Definir tu objetivo

Por esta razón, antes de definir en que vas a invertir tu dinero, analiza el fin último de lo que quieres hacer con ese monto de dinero. ¿Cuál es el objetivo último? ¿un viaje?, ¿la compra de una casa? ¿un fondo de emergencia? ¿la libertad financiera?

Entender el riesgo

Si lo que quieres es hacer crecer tu dinero colocándolo en algún tipo de activo como acciones o un negocio, entonces debes analizar el riesgo. Las mejores ganancias siempre tienen riesgos más grandes. Por ejemplo, las personas que han invertido en Bitcoin han tenido grandes ganancias, pero en cualquier momento puede perder no sólo sus ganancias sino su capital mismo porque es un activo muy volátil.

Los asesores en inversiones siempre preguntan la edad de las personas porque consideran que los más jóvenes puede correr más riesgos pues tienen tiempo de recuperarse de una pérdida, mientras que los de mayor edad podrían perder el patrimonio que han forjado en sus vidas, si hace una inversión riesgosa y ésta no resulta.

El conocimiento antídoto contra el riesgo

Si se tuviera el conocimiento sobre lo que va a ocurrir en el futuro ninguna inversión implicaría riesgo. Pero esto no es posible. Nadie puede ir al futuro para saber lo que pasará con nuestra decisión, por lo que por muy amplio que sea nuestro conocimiento siempre habrá una dosis de incertidumbre que implica un riesgo sobre nuestras inversiones.

A pesar de este extremo, el conocimiento si reduce la incertidumbre. Las personas que invierten sin saber generalmente son embaucadas por “cazas inocentes” que se aprovechan de la falta de conocimiento para prometer ganancias cuantiosas con un alto riesgo o simplemente engañosas como las pirámides en donde los últimos que entran al negocio pierden todo.

Invierte en lo que conoces

La primera máxima que debes considerar es que no te dejes llevar por los consejos de nadie. Hay que entender el modelo de negocio de lo que estás invirtiendo. ¿Cómo se ganará dinero y que se necesita para que ocurra?

Incluso los asesores de inversiones obtienen ganancias de lo que hacen porque en este sistema nadie puede trabajar gratis. Así que no te dejes llevar por tus emociones de que quien te está ofreciendo un negocio lo hace desinteresadamente

No es necesario, pero si ganarás más si tu nivel de conocimiento es de un experto o se acerca a serlo.

Revisa tu experiencia y saca provecho de ella.

Desconfía de las grandes ganancias

El mundo es complejo y no podemos creer que alguien nos va a dar un secreto para hacernos millonarios. Las ganancias exorbitantes si existen, pero son un secreto a voces. Cuando alguien paga publicidad para aconsejarte sobre un gran negocio, se debe tratar de algo realmente bueno o de un fraude, pues la publicidad es cara, sobre todos si se sostiene en el tiempo.

Si mantienes en vista la ley más básica del mercado, además del conocimiento del tema, te ayudará a tomar mejores decisiones: compra cuando todos venden y vende cuando todos compren.

Ahorro como inversión de bajo riesgo

En el caso del ahorro no se espera ninguna ganancia, mientras que en la inversión si la hay aunque sea mínima. Actualmente hay instituciones que ofrecen 0 tasas de interés por cuentas de ahorro en algunos bancos y si llegan a tener algún gasto por comisiones o manejo de cuenta se podría decir que se paga porque nos guarden nuestro dinero.

En el caso de la inversión siempre hay un interés o ganancia esperada por nuestro dinero. Y este servicio no sólo lo ofrecen los bancos sino otras instituciones financieras como las casas de bolsa. También se puede considerar inversión cuando gastamos nuestro dinero en algún negocio o en la compra de un bien inmueble en donde se espera que haya un aumento del valor de la propiedad con el paso del tiempo.

En un sitio especializado en inversiones explican:

El ahorro tiene vistas al futuro, a salvarnos de apuros y de situaciones no tan buenas, económicamente hablando. La inversión tiene una visión más allá. Un aumento de ese ahorro a largo plazo, que nos sirva también para esas situaciones, pero al que hayamos sacado una rentabilidad. El ahorro lo realizamos en forma de cuentas o depósitos. La inversión pasa a la bolsa, acciones, fondos de inversión y muchos

Lo que debemos descartar totalmente es la creencia de que se va a obtener una alta rentabilidad en nuestra inversión con total seguridad y protección. Esto no existe, el riesgo siempre es un factor en las inversiones y este tema es muy importante tenerlo presente al momento de tomar una decisión.

Incrementa tu conocimiento para aumentar el riesgo

Las inversiones son un proceso de aprendizaje, a mundo de ensayo y error.

Si eres experto en un área de conocimiento y tienes las relaciones para emprender un negocio, inténtalo con la idea en mente de que hay un riesgo y lo que harás si las cosas empiezan a salir mal.

Define el momento en que seguirás intentando porque tienes resiliencia y en que momento debes de salir porque ya no podrás recuperar tu inversión.

Hay inversiones en acciones o en criptomonedas que parecen muy atractivas, pero recuerda que este tipo de inversiones tiene un similitud a los casinos, especialmente cuando son altamente especulativas: algunos ganan porque muchos pierden. No inviertas si no estás dispuesto a perder o si no estás dispuesto a esperar. En este tipo de inversión el conocimiento es clave y aun así la posibilidad de ganar mucho o perderlo todo siempre está presente.

Las inversiones de alto riesgo

Cómo hemos explicado no hay inversión sin riesgo. Pero hay inversiones en donde el riesgo es tan alto que se peude perder todo lo invertido. Eso ocurre norlmamente con las inversiones que prometen mayor rentabilidad. Más allá de los fraudes que tratan de aprovecharse de la desinformación y la ambición de de las personas, hay inversiones que sí pueden generar grandes ganancias pero que también puede provocar grandes pérdidas, básicamene porque son muy volátiles e inestables.
Esto ocurre, por ejemplo, con las inversiones en bolsa y en criptomonedas. Hay inversiones que puden duplicar lo invertido en un corto perido de tiempo, pero también perderse en instantes. Si no eres experto y no quieres correr riesgos es mejor que no te involucres, no importa lo que te diga la gente, amigos y expertos pues ellos mismos pueden ser víctimas de una mala decisión. Por otra parte si quieres probar debes de invertir una monto que estés dispuesto a perder.


También puedes leer
Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.