Blog

Cómo invertir en ti mismo sin gastar sin gastar de más

Los diplomas no siempre generar el ingreso esperado, pero hay otros conocimientos que sí.

Todos los expertos coinciden: la mejor inversión que puedes hacer es en ti mismo, pues a final de cuentas es por tus decisiones de donde se desprenderá todo el dinero que puedas ganar.

Cuando uno lee esto, es obvio pensar que lo mejor que puede hacer uno es prepararse mejor, pero esto no necesariamente significa que se deba correr a las escuelas, universidades y centros de capacitación a suscribirse a costosos programas de educación en donde la garantía de convertir esa inversión en dinero “constante y sonante” podría no ser tan clara.

De hecho, hay casos de personas con doctorado o maestrías que no encuentran un trabajo bien remunerado en el área donde se especializaron. Del otro lado de la moneda hay una basta cantidad de personas que se han convertido en exitosos empresarios y millonarios sin haber terminado en la universidad.

¿Entonces en qué debería uno invertir en uno mismo? Títulos y diplomas no necesariamente se traducen en conocimiento y las personas que tienen éxito en la vida son realmente profundos conocedores en la materia en la que están tomando decisiones

Éste es un de los consejos más valiosos que he escuchado de Warren Buffett, uno de los cinco hombres más ricos del planeta

No sigas el consejo de los demás, analiza lo que compras, estudia lo que te produciría en rentas, así como los gastos y sus impuestos.

Así que sin importar cuál sea la etapa de tu vida, tu nivel de preparación académica y tu estatus social, siempre hay oportunidades para invertir en ti mismo, pero el consejo es hacerlo para la obtención de conocimiento que te produzca valor, o placer, si es lo que estás buscando.

Una vez que se tiene claridad respecto al tipo de conocimiento que se tiene que obtener para mejorar el patrimonio, bienestar y ganar libertad financiera, la forma de obtenerlo suele ser tan costosa y los medios para lograrlo también son accesibles. Por ejemplo

-Libros

-Tutoriales o cursos gratuitos en internet

-Suscribirse a boletines de noticia especializados

-Aprender técnicas de investigación y análisis para interpretar los datos públicos

-Datos demográficos y de tendencias del mundo en donde te desempeñas

-Preguntar, preguntar, preguntar: La gente está ansiosa por dar consejos, incluso algunos pagan por darlos, pero ten cuidado, haz las preguntas correctas a las personas correctas, las opiniones de personas que saben menos o lo mismo que tú, no cuentan

-Invitar a desayunar, comer o tomar un café, a personas que te pueden enseñar o aconsejar en su búsqueda

Este último consejo es de Harv Decker, que se dedicó a investigar cómo piensan los millonarios y llegó a la conclusión que, para prosperar, los pobres deberían invitar a comer a los ricos, porque es una gran inversión.

Un aspecto que se debe tomar en cuenta es la tendencia humana de la dilación, el enemigo más grande de todo emprendedor. Cuando nos enfrentamos a una tarea que nos saca de nuestra zona de confort, tendemos a posponerla, de modo que terminamos por no hacerla y estamos dispuestos a encontrar más de mil razones para explicar por qué no la hicimos, pero la realidad es que no estamos decididos a hacerlo.

En inglés se la llama procastination, tanto su explicación como la forma de afrontarlo merecen los 3.37 minutos que te llevará conocer de que se trata

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.