Blog

Cómo ganar dinero cambiando de hábitos

Los hábitos que te impiden ganar

Los malos hábitos del dinero no se ven a simple vista. Es más visible en otros ámbitos, como cuando una persona fuma o se come las uñas, todo mundo se da cuenta.

Por el contrario, en ocasiones los malos hábitos del dinero nos dan buena imagen: al gastar como si el dinero si fuera rico provoca admiración, lo cual refuerza el mal hábito de gastar de más, porque nos hace sentir bien.

Pero a la larga los malos hábitos con el dinero nos afectan de formas importanes, pues se van sumando conforme pasa el tiempo, lo que significa que no solo estaremos perdiendo dinero en tanto estos hábitos coexistan, sino que también estaremos perdiendo tiempo. El recurso más valioso que consumimos cada día sin que haya manera de reponerlo.

Lo que ocurre es que los malos hábitos no son fáciles de identificar y esto provoca que los repitamos constantemente sin que se podamos hacer mucho para evitarlos. Reconocerlos es el primer paso para superarlos. Por esta razón aquí te presentamos cinco hábitos que -de identificar alguno de ellos en tu vida cotidiana deberías actuar para erradicarlos de inmediato.

Gastar más de lo que ganas

No ahorrar es uno de esos malos hábitos que no se notan, ni siquiera por nosotros mismos, pero es la peor hábito que podemos tener. Sin importar lo que ganes, siempre debes de guardar algo para crear tu patrimonio.

Si no lo haces, nunca tendrás patrimonio y estarás esclavizado a un trabajo, una pensión y a tu suerte, sim importar si es buena o mala, no tendrás control sobre tu vida

La falta de interés por ahorrar es una tendencia que se ha incrementado con el tiempo principalmente porque como hemos explicado anteriormente, no hay esquemas institucionales que motiven el ahorro con ofertas atractivas de interés.

Pero los que alcanzan su libertad financiera saben muy bien que la clave es en gastar menos de lo que se gana y guardar esa diferencia para crear patrimonio. El tema de las tasas de interés es importante, pero no determinante para crear un fondo que sea la base de tu libertad financiera.

El ahorro es necesario para cambiar nuestras vidas y al no hacerlo estamos conservando un mal hábito que nos dejara estancados en el tiempo.

Tomar Créditos con interés alto

La mayoría de las veces que una persona se endeuda con un crédito de altas tasas de interés se combinan elementos tales como urgencia o prisa por obtener el crédito y falta de información. Si necesitamos dinero lo primero que tenemos que hacer es, en lo posible, tomar una decisión precipitada, para darnos el tiempo de preguntar e informarnos sobre diferentes tipos de crédito a los que podríamos tener acceso.

Es posible que un crédito que necesitemos para solventar una urgencia deba contratarse a una tasa de interés alta por la prisa misma, pero si al revisar tus deudas encuentras que compraste cosas a una tasa de interés alta y podrían esperar, es tiempo de que aceptes de que tienes un mal hábito de dinero que tienes que erradicar.

No atender las fugas de dinero

¿Tienes idea de cuantas cosas pueden estar actuando contra tus finanzas por falta de atención? Desde una pequeña fuga de agua que no solo aumenta tu cuenta de pago, sino que además humedece el área y puede requerir un gasto importante por los daños que hace, hasta esos cargos en tarjeta de crédito que son de servicios que nunca usamos.
Las fugas de dinero son una trampa mortal para nuestro bienestar. Las personas que se formaron en culturas en donde se padecieron guerras o hambrunas lo saben muy bien y cuidan todo. Tratan de no tirar comida, hacer un segundo uso de las cosas y tener una costumbre de revisar
En tiempos de crisis, como los que estamos viviendo la actitud de control de gastos innecesarios puede ser clave para sortear los retos que nos impone la incertidumbre económica. La capacidad de definir y redefinir lo necesario.
El confinamiento nos ha permitido descubrir, por ejemplo, que muchas cosas que considerábamos necesarias dejaron de serlo. La vida nos forzó a cambiar y vencer la resistencia por ejemplo a usar más internet para trámites, entrevistas, visitas, búsqueda de, estudiar, informarse y convivir.
Las situaciones en donde tenemos dificultades para resolver una necesidad nos da la posibilidad de ser creativos para desarrollar otras formas posibles de satisfacer esa necesidad. Es buen momento para experimentar un cambio.

No conocer el estado de tus finanzas y tu situación crediticia

La negación a los números y al análisis es un mal hábito muy generalizado. La gente no quiere sentarse a revisar su situación financiera y de crédito bajo el pretexto auto impuesto de que son malos para los números.

En realidad se necesita ser muy malo con los números para no comprender como hacer restas y sumas con la ayuda de una calculadora que hay en cualquier celular. Para conocer nuestras finanzas no hay mucha ciencia, sólo se suman los ingresos en una operación, y en otra se suman los gastos.

En la suma de ingresos agregamos las posesiones que tenemos como autos, casa,joyas, cualquier cosa que tenga valor. Y en la suma de los gastos agregamos las deudas, el monto total de todo lo que debemos.

Si la suma de tus ingresos, que vamos a llamar activos es menor que la de tus gastos y deudas, que vamos a llamar pasivos, estás en problemas y debes reducir tos gastos.

Así de sencillo es, pero no nos gusta hacerlo, en el fondo quizás porque no saldrán bien los números. Pero es un hábito importante de romper, es vital para conocer nuestra situación y definir la forma de resolverla.

A menudo lo mismo ocurre con nuestro buró de crédito.

Algunas personas que han tenido problemas con el pago de un crédito prefieren alejarse lo más posible de las instituciones de crédito que se lo otorgaron, con la idea de que su deuda será olvidada y ya no la pagará. Este pensamiento además de ser erróneo ya que le seguirán buscando, les aleja de otras oportunidades de crédito. Es importante que la gente conozca su situación crediticia solicitando un reporte de crédito, el cual es gratis una vez al año.

El hecho de solicitar este reporte no le obliga a hacer ningún pago, pero le permite saber cuál es la situación de su deuda, si ésta ha cambiado de propietario o si no le está afectando su perfil crediticio.

¿Por qué deberías romper estos hábitos?

Cambiar unos cuantos malos hábitos financieros podría parecer que no haría mucha diferencia. Al fin de cuentas nadie parece darse cuenta y "mejor aun" nadie los cuida.

El hecho de que la mayoría de la gente tenga estos hábitos no quiere decir que sea lo correcto. Esta es una de las razones por las que sólo una minoría de la población no tiene problemas de dinero. Sus padres o ellos mismos han sido capaces de manejar sus finanzas de una forma diferente a cómo lo hace la mayoria

Hay muchas explicaciones que explican porque la riqueza se queda sólo en unas cuantas manos. Algunas de ellas son profundamente ciertas, no podemos negar que los ricos siempre pueden conservar su dinero, mientras que los pobres no pueden hacer dinero. No somos capaces de cambiarlas todas, pero una actitud diferente frente al dinero nos podría permitir lograr ese cambio que sólo unas cuantas personas lo logran.

¿Por qué no podríamos ser nosotros?

Fuente

También puedes leer

Los estereotipos de los pobres ricos

Cómo identificar el estado de tus finanzas

El consejo más valioso del mejor libro sobre finanzas personales

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.