Blog

Cómo evitar ser aval

Si usted está dudando en ser aval pero no se atreve a decirlo por temor de parecer insensible o perder la amistad con quien se lo solicita, olvídelo, de todas formas lo perderá pero el enojo y las pérdidas serán mayores si usted no dice que no.

Existen sólo tres posibles sucesos cuando le solicitan ser aval:

1. Que el que le pide apoyo cumpla con el compromiso

2. Que usted acepte pagar la deuda por el

3. Que diga que no y analicen en conjunto las razones de esta negativa

Es posible que quien le pida apoyo piense honesta y sinceramente pagar el adeudo, pero en el caso de un crédito nadie puede estar seguro de que se mantendrán las mismas condiciones para pagarlo con el paso del tiempo, especialmente si es un crédito a largo plazo.

Las instituciones de crédito suelen calcular el riesgo de dar un crédito estimando la posibilidad de incumplimiento, si el riesgo de caer en impago es alto, es posible que la institución garantice la recuperación del crédito a través precisamente de la solicitud de un aval. Es decir, si hay un riesgo de que no se pague el crédito prefieren entonces que otro se haga responsable del pago.

El mismo hecho de que se solicite un aval es una señal de alerta para valorar que lo que estamos solicitando esté más allá de nuestras posibilidades. Cuando se compra algo a crédito normalmente se da como garantía el mismo objeto mismo que se está adquiriendo. Sí este objeto ni tiene el valor suficiente para respaldar el crédito, entonces quizá estemos haciendo un mal negocio y es conveniente analizar el compromiso que se está adquiriendo.

SI alguien le pide ser su aval, analicen en conjunto las razones por las que una institución de crédito lo solicita. Encontrarán que las condiciones del crédito no son las más convenientes y que es más sensato buscar otra institución crediticia o esperar a que las finanzas del solicitante mejoren.

Ser aval de alguien significa que se está realmente convencido de que si la persona no puede con el crédito, usted responderá por él y eso sólo puede explicarse en caso de familiares directos y aun así el análisis debe realizarse.

Pero hay una excepción: la renta de inmuebles. Debido a que en el mayor de los casos quienes ofrecen en renta un inmueble son personas físicas, éstas no cuentan con una infraestructura para analizar la capacidad de crédito y decide poner entre otras condiciones el requerimiento de un aval. En esos casos quizás no sea una mala decisión económica para quien le está pidiendo el apoyo, pero el riesgo que usted corre es el mismo. Usted estará obligado a pagar si quien está rentando se retrasa. Por supuesto si usted tiene la seguridad de que en caso de que no pueda apagar abandone el inmueble, entonces el riesgo será menor.

Sea una cosa u otra, el ser aval es una decisión importante que involucra una decisión financiera importante, no es solo una simple firma en un documento.

Artículos relacionados:


La imagen pertenece a Jinx!

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.