Blog

Cómo ayudar a un familiar con problemas financieros

Es difícil negar algo a las personas que amamos, especialmente si están en nuestro círculo familiar más cercano, nuestros padres, hijos y hermanos. Pero ¿qué ocurre cuando uno de estos familiares siempre se encuentra en problemas económicos, ya sea porque tiene “mala suerte”, no es organizado o se echa compromisos más allá de los que puede cumplir?

Es complicado no ayudar a un ser querido cuando precisa ayuda, pero en el caso de las finanzas personales, apoyarlo en todo lo que requiere puede en muchas ocasiones ser más perjudicial que benéfico, pues estamos impidiendo que la persona se haga responsable de sus decisiones y no asuma sus consecuencias.

Por supuesto que cada caso es diferente y no se puede generalizar, pero las reflexiones de Kayla Sloan, una bloguera que supo superar sus propios problemas financieros y ahora se dedica a ayudar a los demás con los aprendizajes que le dio su experiencia, pueden ser de utilidad:

1. Sólo ofrece consejos si te los piden

La ansiedad por tratar de ayudar a un ser querido puede ser contraproducente, pues los consejos que no se solicitan pueden dañar las relaciones y provocar un distanciamiento innecesario. Es posible que ellos en realidad no busquen ayuda, ni consejos, sólo ser escuchados y comprendidos.

Cada quien tiene su propio ritmo de aprendizaje y reflexión de sus problemas, lo importante es entender este ritmo y dar una opinión modesta cuando se te solicite. Sólo en este momento los consejos podrían ser escuchados. Lo que no es una garantía tampoco, pues muchas personas solicitan un consejo para reafirmar sus opiniones y no se sienten a gusto cuando alguien les da una opinión diferente que no favorece sus acciones. Por ese motivo la opinión debe ser sincera y planteada como sugerencia, no como una instrucción a seguir.

2. Predica con el ejemplo

En lugar de dar consejos verbales, es mejor mostrar el camino a través del ejemplo. Es conveniente que nuestros seres cercanos sepan cómo lidiamos con las deudas, ahorramos dinero y manejamos nuestros presupuestos y, lo más difícil de todo, tomamos decisiones financieras dolorosas.

Cuando el cambio ocurre, los familiares que se encuentran en problemas similares preguntarán o tratarán de seguir el ejemplo.

En realidad, hay que estar conscientes que lo único que realmente podemos cambiar es nuestro comportamiento y reacciones frente a lo que ocurre.

3. Evita los préstamos de dinero

Cuando se es empático puede ser muy tentador prestar dinero, pero lo más probable es que el familiar estará bien por su propia cuenta, cuando decida tomar las decisiones adecuadas sobre sus finanzas personales. Además, en unas situaciones como esas, los préstamos deben ser más bien considerados como regalos, pues la probabilidad de que el dinero regrese es muy lejana y poco probable. Además con los cambios fiscales, los préstamos deben estar muy bien justificados.

4. Recuerda que puedes seguir diciendo “No”

Con el tiempo se hace más fácil y la gente se vuelve persistente. Si das un repaso a tus familiares descubrirás que la persona que tiene mejor capacidad para resolver sus propios problemas y que puede dar mejores consejos, no tiene problemas para negarse a hacer lo que no le conviene. Es difícil decir "no". Sin embargo, cuanto más a menudo se dice "no", menos te insistirán.

5. Habla abiertamente sobre el dinero

Esto puede ser algo difícil en algunas familias, en donde el tema del dinero se considera como algo que no debe tocarse con la familia, pues es un tema de avaros o gente codiciosa. Pero el dinero es necesario para vivir y no tiene nada de malo hablar de ello y esto se puede convertir en un tema que puede ayudar a los demás. Además, es importante entender que entre más abierto esté uno a hablar de sus propios retos financieros, los seres queridos que nos rodean estarán más dispuesto a hacerlos y seguir los consejos que la experiencia nos ha ayudado a forjar.

Cuando se logran estabilizar las personas personales, uno de los más grandes anhelos es que nuestros seres queridos también lo logren y esto puede llenarnos de ansiedad, pero este es uno de esos logros que sólo pueden obtenerse cuando las personas quieren hacerlo, lo mejor, entonces, es mantener una cariñosa distancia y esperar que las cosas funcionen.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.