Blog

Cómo aumentar mi capacidad de pago

Para aumentar nuestra capacidad de pago respecto a los créditos que hemos tomado debemos primero aprender a romer los esquemas que hemos creado en nuestros hábitos de pago, crédito y consumo.

Muchas veces pensamos que nuestro mayor problema económico está en los ingresos. Y sí lo es, si tuvieramos mayores ingresos tendríamos menos problemas para pagar créditos, pero aunque esta máxima es cierta, su valor es relativo, es decir es parcialmente cierta.

En el otro lado de la moneda están nuestros hábitos de consumo que se traduce en los créditos que tenemos y lo que debemos de pagar al final, cuando los estados de cuenta lleguen.

Muchas personas en su experiencia propia y estudios que se han realizado sobre el tema, han comprobado que no imorta cuanto ganes, sino cuanto gastas. Hay personas que ganan mucho pero gastan más de lo que ganan, por lo que terminan reduciendo su patrimonio y teniendo problemas en su capacidad de pago

Si quieres realmente mejorar tu capacidad de pago, no pienese en los ingresos, sino en el gasto. Cada peso que ahorres, será un peso más para pagar tus deudas y para -después de ponerlas bajo control- aumentar tu patrimonio.

Gerri Detweiler, un experto en educación financiera del consumidor propone un enfoque zen para mejorar la capacidad de pago y de crédito de las personas. Su sugerencia consiste en "dejar de hacer" lo que veníamos haciendo mal. Con el paso del tiempo y esta solución reducirás el monto de tus deudas y tu capacidad para obtener créditos de mejor calidad.

1. Deja de usar las tarjetas de crédito como crédito

Si tienes saldos de sus tarjetas de crédito que no se reducen en cada estado de cuenta que recibes mensualmente, guarda las tarjetas en algún lugar seguro y dejar de usarlas. Por supuesto sigue haciendo tus pagos: tus saldos sin lugar a dudas se reducirán y llegarán a cero. La rapidez de esta solución depende del monto de tu pago. Pero si tus saldos han sido dañando tu puntaje de crédito, verás una mejoría en el tiempo debido a que la "relación de uso de la deuda" - una comparación entre los saldos de sus tarjetas de crédito y tus límites de crédito.

2. No solicites nuevos créditos

Cuando un empleado de la tienda te pregunte amistosamente si deseas obtener 10% de descuento en tu compra mediante la apertura de una tarjeta de crédito de la tienda, cortésmente declina la invitación. Las nuevas solicitudes de crédito siempre implican nuevas consultas en tus expedientes de crédito, lo cual es una alerta para los mismos consultores para evitar dar créditos a quienes están solicitando en otras instituciones y con esto evitar el sobreendeudamiento. No obtengas crédito que no has planeado aprovechar. Tu selección de créditos debe ser cuidadosa y con un objetivo. Si lo que deseas es mejorar tu puntaje de crédito, evita obtener nuevos créditos hasta que tu puntaje mejore. Y cuando esto ocurra analiza muy bien la razón de un nuevo crédito, busca la mejor propuesta para tus intereses y no aceptes créditos sólo porque te están invitando a aceptarlos.

3. Permite la maduración de tus créditos

Como el buen vino, la edad es tu amigo cuando se trata de tu puntaje de crédito. Los créditos más antiguos y bien pagados pueden ayudar a aumentar su puntuación, debido a que la mayoría de los modelos de calificación consideran la edad de crédito, o más específicamente, la edad de tu cuenta más antigua y la edad promedio de todas tus cuentas. Incluso la información negativa tiene menos peso con el tiempo. Así que siéntate, relájate y disfruta del viaje mientras tus créditos adquieren la madurez para mejorar tu capacidad de crédito. La madurez tambien ayudará a tus capacidad de pago, en la medida en que esté integrada a tus gastos normales y el pago se vaya convirtiendo en una costumbre que ya esperamos realizar

4. Deja que el tiempo aleje las experiencias negativas

Después de un cierto periodo de tiempo, la información negativa ya no puede ser reportada en tus Reportes de Crédito. Lo que quiere decir que ya no afectarán a tu puntuación. Los malos antecedentes ya no pueden ser registrados después de cierto periodo de tiempo y del monto de la deuda. Por supuesto para que esto se borre con el tiempo, el mal antecedente debe quedar atrás y resuelto.

5. Deja que tus cuentas vivan

¿Tienes tarjetas de crédito que realmente no usas nunca más? En lugar de cancelarlas, simplemente déjalas existir. Si pagas anualmente la cuota de renovación su simple existencia ayudará a tus calificaciones de crédito. Pero cuidado, si ésta tarjeta tiene una adicional con un familiar que puede no mantener esta disciplina e irse de gastada de modo imprevisto, entonces sí es mejor cancelarlas.

6. Activa el piloto automático

Inscribe tus cuentas a sistemas de pago automatizados, al menos para liquidar los pagos mínimos en tiempo y forma. Esto evitará cualquier riesgo innecesario por olvido o por falta de previsión. Por supuesto esto no evita que las cuentas se hagan, se revisen los estados de cuenta, se busque pagar lo máximo posible y se mantenga el control de todas las cuentas que manejas.

También puedes leer:
Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.