Blog

Cómo abaratar créditos usando la portabilidad

Cambiar a un crédito más barato es un derecho

La portabilidad, es decir la posiblidad de cambiar nuestro crédito a otro más barato no es un favor que nos hacen los bancos es un derecho que los usuarios o clientes de estos créditos tienen desde 30 del 2014, fecha en que la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) emitió reglas para que los bancos puedan llevarse los créditos originados en otras instituciones, siempre que el acreditado (cliente o usuario) lo solicite.

Quien quiera cambiar un crédito lo debe solicitar cuando descubra que las condiciones -en cuanto a tasas de interés y plazos- en otro banco son mejores que en donde contrató originalmente el crédito. A este trámite se le llama portabilidad.

Este benefico aplica a cualquier tipo de crédito, tanto personal como de nómina, pero también a los que se otorgan para la adquisición de bienes inmuebles, créditos que se conoceno como hipotecarios o hipotecas.

En realidad aplica a cualquier servicio financiero e incluso tambén se aplica el mismo término al derecho del consumidor a cambiar de servicios en el mercado de las telecomunicaciones.

¿Cómo tramitarlo?

El acreditado (consumidor) debe acudir al banco que se quiere cambiar y llenar un formato. Por este trámite no debe haber ningún cobro además de que los bancos no deben negar el servicio de portabilidad.

Obviamente es conveniente hacer este cambio cuando la tasa de interés es menor.

Si el banco en donde se hace el trámite se niega a hacer este cambio se debe preguntar la razón, pues usualmente los bancos les conviene adquirir nuevos clientes. Las razones de este negación pueden tener que ver con algún problema no detectado en el buró de crédito o que el crédito que se quiere portar no está pagado puntualmente.

No es necesario hacer ningún trámite con el banco en donde se tiene actualmente el crédito, este aviso lo hace el nuevo banco al liquidarle el crédito correspondinente.

Es importante verificar que estos movimientos se registren en el buró de crédito de forma adecuada por lo que es convieniente solicitar un Reporte de Crédito Especial unas seis semanas después de que se haya realizado el trámite. Es importante señalar que no hay ninguna sanción o nota negativa en el buró de crédito, ya que no se trata de un retraso, quita o negociacón, sino la transferencia de un crédito a otra institución que ofrece mejores beneficios.

Haz el trámite con entidades financieras reconocidas

Debe tomarse en cuenta que esto es un beneficio de instituciones de crédito autorizadas por Condusef, ten mucho cuidado de no hacer un trámite diferente con empresas que ofrecen servicios en línea pero que están en otra localidad geográfia y no está sujeta a las leyes mexicanas.

La portabilidad, también es útil para depósitos e inversiones, de tal forma que si una persona encuentra un producto de ahorro que le ofrezca mejores rendimientos, puede acudir a ese banco para que tramite la movilidad de los recursos.

Más información:

Conejos para obtener un crédito hipotecario

Recomendaciones para valorar tu pago mensual de hipoteca

¿Qué es una oferta vinculante en un crédito hipotecario?

Lo que debes saber antes de firmar un crédito hipotecario

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.