Blog

Visualiza tu futuro financiero

Visualiza para entrenar tu cerebro

Se entiende por visualización como una técnica de entrenamiento para exponernos a un reto y actuar de forma esperada de forma instantánea. El objetivo es que nuestro cerebro internalice, a través de la práctica, la respuesta que deseamos. Se parte del principio de la disciplina de la Programación Neurolingüistica que define que el cerebro no es capaz de diferenciar entre la realidad y la visualización, de modo que si practicamos esta técnica de manera constante en un objetivo específico, crearemos un hábito que nos permitirá dar la respuesta correcta ante un hecho concreto.

Desde esta perspectiva esta técnica no se puede aplicar a una modo o estilo de vida. No se genera ningún hábito cuando se visualiza a uno mismo siendo feliz o millonario. Se convierte en un sueño sin fundamento, que no logra el efecto esperado.

Si queremos diseñar nuestro futuro financiero con bienestar, riqueza y libertad financiera, lo que tenemos hacer es visualizar el futuro de nuestras reacciones ante decisiones financieras que nos generen riqueza y dinero. Es decir no basta con imaginarse con dinero y disfrutando de la vida. La visualización debe ser más profunda en nuestros hábitos cotidianos.

Los consejos de éxito deben procesarse como hábitos

Si intentáramos, por ejemplo, seguir los consejos de las personas ricas, descubriremos que éstos son muy diferentes entre sí y que el alcance de la riqueza no está garantizado. Eso ocurre, como ya lo hemos explicado, porque las historias de éxito sólo narran el acontecer de los que les fue bien, en momentos y circunstancias específicas, son imposibles de reproducir porque las realidades son diferentes para cada persona y por consecuencia sus oportunidades.

Esto no quiere decir que debamos de dejar de escuchar lo que los expertos y las personas exitosas tienen que decirnos. Más bien el enfoque debe orientarse a escuchar y entender esas recomendaciones para buscar construir nuestro camino propio, lleno de idas y consejos de quienes ya han experimentado ese camino.

Con estas recomendaciones, combinados con tus propias conclusiones y aprendizajes, estarás ante la posibilidad de crear tu propia ruta de acción para desarrollar nuevos hábitos que te permitan entrenar tu cerebro para abandonar la mentalidad de pobreza y subirte al tren de la riqueza y el bienestar.

Traza tu ruta de acción para definir hábitos para visualizar

Para lograr este entrenamiento orientado a la riqueza te recomendamos seguir las siguientes recomendaciones

1. Conocimiento e información

Aunque este consejo se aplica para cualquier actividad, en el mundo financiero el estar bien informado y conocer del tema es fundamental. Tengo un amigo que en cinco años se hizo millonario como vendedor, ahora es empresario. En las conversaciones que tengo con él me doy cuenta de que, pesar de ser un empresario exitoso, no conoce mucho de administración de empresas; pero en finanzas es un experto, sus recursos los maneja con mucha información, entiende de impuestos, de intereses bancarios, de modos de inversión y todo lo relacionado con las finanzas. Su atención siempre está puesta en cómo obtener un mejor rendimiento de su dinero, a pesar de que su negocio le hace fluir dinero nuevo de manera regular.

2. Tener una visión por escrito

El mundo cambiará sólo si nos lo proponemos. Es muy importante definir hacia donde quiere uno ir y luego planear por escrito como lograrlo. La mayoría de la gente no lo hace, por eso muchas de sus decisiones van a la deriva, sin dirección, sin comprender porqué es necesario ahorrar y dejando que las emociones se satisfagan con placeres fugaces. Por el contrario, cuando se tiene una visión y un plan, las problemas, los imprevistos y los escenarios difícil son obstáculos a sortear, no murallas inaccesibles.

3. El tiempo como el más valioso de tus activos

Reconocer el valor del tiempo, un recurso valioso que se reduce inevitablemente porque se consume con la vida. Es fundamental, para aprovecharlo, abandonar los hábitos que nos hacen consumirlo sin darle sentido a nuestras actividades. Las conversaciones insulsas en el trabajo, el tiempo viendo televisión en las noches o el estar con la mirada fija en las redes sociales creyendo que es a través de las minúsculas pantallas donde la vida ocurre, todo esto tiene como resultado final un derroche irrecuperable del tiempo.

4. Creatividad

Siempre hay más de un modo de alcanzar un resultado. Si los demás lo han intentado y han fracasado es bueno saberlo, pero no para declinar el esfuerzo, sino para pensar en nuevas formas de intentarlo. La mente flexible, creativa y activa alcanza siempre resultados importantes.

5. Administración inteligente del patrimonio

Esto puede ser contradictorio con el punto anterior, una persona creativa no suele ser organizada, por lo que, si tienes ese estilo de personalidad que está en riesgo de gastar todo lo que consume, quizá sea necesario que alguien lleve las cuentas por ti. Siempre se ha sabido que no importa cuánto se gane, si se gasta más de lo que se obtiene y esto sólo se puede saber con un buen control administrativo que haga un conteo de las deudas, de los gastos y de las inversiones. Este control administrativo debe considerar aspectos como estados de cuenta de todas las tarjetas de crédito, de banco, de consumo en efectivo y, por supuesto, un análisis detallado de su Reporte de Crédito. Lo importante de esta administración es entender que el patrimonio es el resultado de lo que tenemos menos lo que debemos, por lo que si las deudas son cuantiosas puede afectar gravemente nuestro patrimonio real

6. Analiza tus actos

Una vez que defines lo que quieres para tu futuro, es momento de revisar tus hábitos ante el dinero. ¿Gastas más de lo que ganas? ¿Piensas que te hace un avaro hacer cuentas constantemente, revisar precios y buscar opciones? ¿Crees que es de "mala suerte" contar lo que ganas? ¿Tratas de mostrar amor a través de regalos y acciones que te hacen gastar de más?

Este punto es clave para visualizar tu futuro. Para que esto no se convierta en una ilusión o sueño en las nubes, tus actos cotidianos deben estar en concordancia con tus planes financieros.

Los planes por escrito no sirven de nada si no tienen seguimiento y acción. Estos planes aterrizados en acciones diarias o semanarias deben de hacerse de forma constante, metódica y por un largo lapso de tiempo, sin importar los resultados. Los logros se darán conforma vayamos ganando maestría en nuestros actos, la que se alcanza sólo con la práctica.

La recomendación de los expertos es que para que lo que uno se propone tenga una práctica regular, se debe poner metas alcanzables, la riqueza, la libertad financiera y el flujo del dinero debe ser acumulativo, la fortuna no llegará de la noche a la mañana. Dosis diarias de éxitos son más funcionales y a la larga garantizan mejores resultados.

Es decir, convierte tu vida diaria en un modo de entrenamiento. Define tus actos que son contradictorios para tus objetivos, visualiza el cambio de actitud y llévalo a la práctica. Probablemente fracases en los primeros intentos, pero ahora la clave es aprender de ellos. Visualiza una y otra vez, practica hasta que lo logres.

7. Motiva tus actos con un objetivo ambicioso

Muchos expertos en finanzas o creación de riqueza aconsejan concretar en objetos materiales o logros lo que queremos alcanzar. Por ejemplo, si deseamos comprar una casa poner una fotografía de la casa de nuestros sueños al frente de donde trabajamos e imaginar lo que estaríamos haciendo si viviéramos en ella. Lo mismo puede hacerse con un viaje, o imaginando a la familia en un estado de bienestar.

La razón para hacer esto no es una técnica de motivación barata. Tiene un trasfondo psicológico. Se trata de llevar al cerebro a la vivencia del éxito, de sentir la satisfacción en el plano emocional para acumular toda esta energía y ser capaces de afrontar la dilación. Este término es lo contrario a la disciplina y tiene la particularidad de estar presente en casi todo lo que hacemos. Viene de lo profundo de nuestro ser, a nuestro cerebro no le gusta el cambio y cuando sabe que afrontará uno, trata de buscar la manera de retrasarlo, generalmente no nos dan ganas de hacer la tarea.

La dilación es el enemigo que tenemos que vencer diariamente: podemos sentirnos enfermos, o nos puede doler la cabeza, simplemente algo no nos late. Todas estas son señales de nuestro cerebro que se está resistiendo al cambio y debemos estar conscientes que tienen una fuerza muy poderosa.

La vida es tuya

El camino al bienestar financiero está lleno de contradicciones, la creatividad se enfrenta con la necesidad de llevar un control riguroso de nuestros ingresos y créditos. La disciplina lucha contra la dilación. El tiempo lo usamos para conocer historias de éxito que no nos servirán del todo. Todos los consejos son válidos e inválidos a la vez, el secreto está en la mezcla de lo que cada quien necesita y la dosis de esfuerzo sólo la puede definir la persona que realmente quiera alcanzar un resultado.

También puedes leer:

Dinero y finanzas fáciles

La mentalidad de pobreza que paraliza a los latinoamericanos

¿Riqueza es felicidad o al revés?

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.